[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

La intervención extranjera y la pena de muerte


Desde hace algunas semanas, personas y sectores vinculados al Gobierno de Guatemala y al sector político y empresarial tradicional, se han venido quejando de una “intervención extranjera en los asuntos internos de Guatemala”. Esto, con motivo de unas declaraciones muy directas que diera el embajador de Estados Unidos en el país, Todd Robinson, en las que él dejó muy claro el objetivo de su misión diplomática, que básicamente es la lucha contra la corrupción en todos los órdenes gubernamentales, políticos y empresariales. Esto ha molestado a una clase política y económica guatemalteca, que en el pasado siempre fue entreguista. Pero como hoy son ellos los señalados, pegan el grito al cielo ante las declaraciones del embajador Robinson. En este sentido, los ciudadanos guatemaltecos y verdaderos nacionalistas, lejos de alarmarnos por el apoyo de Estados Unidos y de la Comunidad Internacional, agradecemos, apoyamos y permitimos esta “injerencia extranjera”. Porque Guatemala siempre ha sido un país intervenido, pero la diferencia hoy, es que por primera vez se está identificando y combatiendo a los grupos y sectores causantes de la miseria, corrupción y violencia que se han convertido en amenaza regional. No puede existir ningún desarrollo nacional digno con semejantes elites que han perdido el rumbo. El Nuncio Apostólico Nicolas Thevenin y el Arzobispo de Guatemala, Óscar Julio Vian, han salido pronunciándose a favor de la no intervención en asuntos internos de Guatemala. Ellos sin duda, como hombres de Dios, lo hacen de buena fe. Pero con el debido respeto y estima que les tengo a Monseñor Thevenin y a Monseñor Vian, les digo que estos políticos impresentables de Guatemala, no merecen ni la buena fe, pues su actuar contra el país ha sido siempre oprobioso. Tanto así, que justo en estos días, tratan de reactivar la pena de muerte. Dicha pena jamás resolvió problemas ni disminuyó la delincuencia. Solo en mentes débiles y enfermas, que no saben ni pueden dominar ni controlar nada, si no es matando, se puede aceptar la aplicación de la pena de muerte. Pero es un intento desesperado de mostrar fuerza, en medio de su gran debilidad. No a la pena de muerte y que se sigan revelando las estructuras corruptas en el país.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Desconecta - Europa Press
VIDEO: Mohamed Salah piensa que periodista le quiere dar un beso en plena trasmisión y esta es su reacción

El divertido video fue captado en medio de las celebraciones del Liverpool FC en la Liga de Campeones.

noticia Luisa Paredes
Tras críticas el gobierno cambia postura sobre política migratoria que separa menores de sus padres

La administración de Jimmy Morales fue la última del Triángulo Norte en rechazar la situación de los más de dos mil menores albergados en instalaciones de Homestead.

noticia Jorge Mario Rodríguez
La supuesta religiosidad de la ultraderecha corrupta

¿En dónde radica el ascenso de este entusiasmo religioso reaccionario?



Más en esta sección

Dodgers quedan a un juego de ganar el título de la Serie Mundial

otras-noticias

Facebook con nuevo traductor para 100 idiomas

otras-noticias

Guatemaltecos adornan a sus fallecidos en el cementerio General

otras-noticias

Publicidad