[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Cuando impera el desinterés en los cambios

opinion

Hace seis meses, cuando se anunciaba a lo largo de América Latina el inicio de la emergencia sanitaria, también comenzaron a aparecer reflexiones y análisis prospectivos sobre cómo este dramático suceso cambiaría la vida de miles personas (aspecto que ha sucedido), así como la oportunidad que implicaría para los gobiernos y que los obligaría a dar grandes giros de timón. ‘El supuesto era que de ninguna manera las cosas serían iguales; la convulsión crearía importantes cambios y reformas’.

Después de medio año de haberse planteado esas tendencias, la realidad demuestra que los supuestos quedaron en eso. Existen estructuras tan fuertes, que ni la pandemia ha podido moverlas. Los gobiernos, en general, parecen haber desperdiciado la singular ocasión. No tienen la intención de promover cambios fuertes, al menos de los sistemas de salud. Tal parece que el incentivo mayor es dejar las cosas como estaban antes del fenómeno global. ¿Para qué meterse en líos mayores? ¿Por qué emprender reformas, si probablemente de esa forma se reduciría el margen para continuar los negocios y la danza de impunidad que ha rodeado por décadas a la administración pública?

La pandemia ha servido para una dosis de opacidad que quizás ninguna otra tragedia ha provocado. Poco se ha hecho para fortalecer la profesionalización del personal de la salud, pero en otras áreas la coyuntura ha servido para aumentar el tráfico de influencias, la contratación de personal que no agrega valor (como sucede con el cuestionado centro de gobierno) y por supuesto, la joya mayor: la realización de numerosos negocios, alejados de la agenda prioritaria.

Para ajuste de cuentas, la danza de millones no tiene comparación. Ojalá en algún momento, podamos constatar toda la maquinaria que se ha activado en estos meses, quienes han sido los nuevos negociantes de la salud y la renovada lógica de oscuras transacciones que se genera a partir del COVID. Queda claro que gran parte de los recursos aprobados por el Congreso, no llegaron ni llegarán a las poblaciones claves consideradas en teoría. Incluso, es probable que haya sub-ejecuciones de recursos.

Para empeorar la situación, la emergencia ha desnudado las precariedades de la ya débil institucionalidad. Ahora que recién inicia la segunda oleada o más bien la continuidad de la interminable meseta, es evidente que las capacidades de la infraestructura hospitalaria no se han fortalecido; tampoco han mejorado las condiciones del personal de la denominada “primera línea”. Los procesos de compra y provisión de medicamentos, siguen siendo cajas negras.

Hemos perdido una valiosa oportunidad para emprender procesos de cambio o de cierta profundidad? Algunos responderían que sí. Pero se ha privilegiado el incentivo mayor: mejor no movamos las aguas profundas, solo generemos la falsa percepción que la máquina está en movimiento; aunque en realidad solo sea un montón de ruido. Al final de cuentas, ha quedado claro que el estado activo y protector es inexistente; nos han dejado a la libre y sálvense quien pueda. Sin liderazgo de ningún tipo, las oportunidades, o no son percibidas por la miopía prevaleciente o son consideradas como factores de riesgo, que mejor no encarar.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Enrique García
Diputados buscan que se derogue la Ley de Comisiones de Postulación
noticia
La Feria Suiza del Reloj, es tiempo de regalarse lo mejor del mundo
noticia WOLA
Comité de Relaciones Exteriores del Congreso de EE.UU. aprueba por unanimidad resolución bipartidista en apoyo a la lucha contra la corrupción en Centroamérica


Más en esta sección

España decreta toque de queda por el virus

otras-noticias

Líder opositor venezolano Leopoldo López ya está en Madrid

otras-noticias

Sismo de 5,7 grados en sur de México sacude suroeste de Guatemala

otras-noticias

Publicidad