[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Certeza jurídica, instituciones y crecimiento

opinion

Sin certeza jurídica es muy difícil progresar. Pero sin instituciones no puede haber certeza jurídica.

La semana anterior participé como panelista en un foro sobre el Estado de derecho y la reactivación económica en el que se puso en evidencia que, desde una perspectiva económica, la certeza jurídica es una condición esencial para la eficiencia (productividad) del aparato económico. En efecto, en un Estado de derecho donde impera la ley –lo que garantiza los derechos individuales y la igualdad ante la ley de los ciudadanos– se genera la certeza jurídica que es indispensable para satisfacer las necesidades operativas del mercado. Las interacciones económicas en ese mercado florecen al estar basadas en normas (formales e informales) que son, a la vez, estables y adaptativas. Un entorno predecible y estable genera confianza, desencadena la inversión y favorece la eficiencia económica que eleva la productividad y, con ella, el crecimiento económico.

Ese ambiente virtuoso, sin embargo, no puede surgir ni sostenerse sin que existan instituciones que lo nutran y protejan. Las instituciones (guardianes de la certeza jurídica) no son las entidades gubernamentales, sino que son el conjunto de normas oficiales y de convenciones oficiosas que conforman el marco para la interacción humana y que perfilan los incentivos que motivan a los miembros de la sociedad. Desde el punto de vista económico, la presencia de instituciones eficaces propicia igualdad en el acceso a las oportunidades económicas para todos, así como una compensación apropiada para el factor trabajo y una efectiva protección de los derechos de propiedad.

En Guatemala, la evidente ausencia de certeza jurídica (y, consecuentemente, de progreso material) se debe, en gran medida, a la debilidad de las instituciones. Aunque contamos con unas pocas instituciones eficaces (como, por ejemplo, el sistema de banca central autónoma que ha coadyuvado a mantener la preciada estabilidad macroeconómica), la mayoría de las instituciones clave son muy débiles e ineficientes: la falta de un sistema de justicia independiente mantiene desprotegidos –entre otros– los derechos de propiedad; la ausencia de un servicio civil profesional genera desperdicio de recursos fiscales; y, la ausencia de un sistema electoral abierto y representativo genera corrupción y anomia ciudadana.

Para que imperen la ley y la certeza jurídica es necesario fortalecer las instituciones. Sin embargo, estas son el resultado de una compleja interacción de factores económicos, políticos, culturales e históricos, por lo que tienden a ser persistentes y su reforma suele ser difícil. Pero no imposible. Reformar las instituciones es un proceso lento y dificultoso que requiere varias condiciones: un liderazgo político que las impulse; un buen diseño técnico que las estructure; una gestión efectiva y perseverante del proceso de reforma; una voluntad de enfrentarse a la oposición de los buscadores de rentas; y, a veces, un evento “disparador” –una crisis económica o política, por ejemplo– que les dé sustento en la opinión pública. 

En nuestro país están puestas sobre la mesa, desde hace tiempo, una serie de propuestas de reforma institucional, técnicamente bien logradas, que podrían ser –especialmente en razón de la crisis que estamos viviendo– el inicio de un proceso que nos lleve al Estado de derecho y de certeza jurídica indispensable para que la economía crezca y los guatemaltecos prosperen. Lo que hace falta es el liderazgo, la gestión y la opinión pública que las prioricen e impulsen.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lorena Álvarez elPeriódico
El gasto de alimentos es el que más ha subido en 2018

Hasta septiembre el alza interanual en la división de alimentos ha sido de 9.08 por ciento. El ritmo inflacionario que se registró fue de 4.55 por ciento.

 

 

noticia Por Lucero Sapalú / Colaboradora
Ocho alumnos lesionados al atropellarlos vehículo en desfile patronal de Concepción Chiquirichapa

Piloto lo habría dejado desconectado para participar en la actividad.

 

noticia Edgar Balsells
El morboso, Julio Aldana y sus criaturas psicopáticas

El único soberano es el pueblo, no hay otro, concluye Joel Bakan.

 



Más en esta sección

España decreta toque de queda por el virus

otras-noticias

Líder opositor venezolano Leopoldo López ya está en Madrid

otras-noticias

Sismo de 5,7 grados en sur de México sacude suroeste de Guatemala

otras-noticias

Publicidad