[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

La estatización del cuerpo

opinion

Una legislación antitrasplantes.

Ayer fue el Día mundial del riñón y es ocasión propicia para meditar sobre la iniciativa de legislación para la disposición y trasplante de órganos, tejidos y células humanas que es discutida en el Congreso; misma cuyo nombre más certero sería legislación para la estatización del cuerpo humano.

Para comenzar, dicha normativa crea un cacique de los trasplantes; ese burócrata que tendrá a su cargo administrar la política y la mecánica de los trasplantes al margen de los deseos de donantes y receptores. Claro que con criterios técnicos y políticos. Uno puede suponer, sin mucho temor a equivocarse, que tal y como se vio recientemente en España en el contexto del coronavirus.

Crea un Consejo Nacional de Trasplantes integrado por “Raimundo y todo el mundo”, siempre que los integrantes formen parte de “la tribu” del sistema político de la salud estatizada. Esa “tribu” que luego resulta involucrada en la creación y usufructo de plazas para fantasmas, por ejemplo. Y luego, ¿te imaginas a qué hora se ponen de acuerdo 12 directores? Eso devendrá en poder absoluto para el cacique.

Preocupa, de sobremanera, que la legislación prohíba la compensación económica para los donantes (tomando en cuenta que compensación no implica pago, ni compra-venta) ya que, ¿quién compensa al donante que tenga que pasar dos meses sin trabajar a causa de la donación? Si algo sale mal para el donante, ¿cómo paga los costos de su recuperación?

La propuesta de normativa dice que los tributarios tienen que proveerle al receptor la medicación necesaria para el mantenimiento del órgano trasplantado, en forma gratuita, oportuna y permanente y con los más altos estándares. ¡Pero si en el sistema estatizado de salud a veces no hay ni antiácidos! Y haz números, un tratamiento de inmunosupresores puede costar unos US$14 mil al año, que debes multiplicar por 40 trasplantes por millón al año, que es el estándar para Guatemala.

Es triste; pero otro nombre para esta normativa sería: Legislación antitrasplantes. Gracias al doctor Fredy Abed, por las conversaciones que llevaron a estas reflexiones.

¿Ya sigues @luisficarpediem en Twitter?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lizardo A. Sosa L.
El “sacrosanto” principio de no intervención

Como ciudadanos del mundo, no queda otro camino.

noticia Luisa Paredes
Congreso aprueba reformas al financiamiento electoral ilícito

Los diputados votaron a favor de crear un nuevo artículo al Código Penal relacionado al financiamiento electoral no registrado o anónimo.

noticia Lorena Álvarez elPeriódico 
Comisión de Finanzas del Congreso con nuevos rostros

En el Legislativo se está concluyendo el proceso para integrar una de las principales salas de trabajo. 



Más en esta sección

Presidente de Nicaragua critica el doble rasero de los medios

otras-noticias

Viva la revolución

otras-noticias

Galería: Organizaciones marchan para conmemorar la Revolución de 1944

otras-noticias

Publicidad