[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

No basta solo con expulsar a Sandra

opinion

No hay mal que por bien no venga.

Erradicar de la UNE las mañoserías no será una tarea fácil porque el partido ha estado ligado a la vieja política, al pacto de corruptos de la pasada legislatura y a personajes siniestros que militan o han militado en sus filas. Manuel Baldizón o Delia Bac son dos nombres de una larguísima lista de impresentables. No se puede ocultar que la UNE ha sido una casa de corruptos. Pedir al Tribunal de Honor de la UNE la expulsión de la cofundadora del partido y dos veces candidata presidencial Sandra Torres es un primer paso positivo en varias direcciones. La primera es que no es aceptable que para salvarse del proceso judicial abierto en su contra, la exprimera dama hipoteque el partido a los detenidos en el Mariscal Zavala en el caso de las elecciones de la Corte Suprema y del Tribunal Supremo Electoral, como fue denunciado.

De permanecer en la UNE en tres años buscaría una nueva candidatura presidencial creyendo que la tercera es la vencida, pero a todas luces obtendría menos votos que en la elección pasada y esa pretensión llevaría al partido a la tumba. Para la UNE, Sandra solo significa el cementerio. Es hora de pasar la página. Sandra ya dio todo lo que podía dar de sí. ¡Ojalá que la expulsión se consume!

Aunque la UNE es un partido que está en la cuerda floja porque está sujeta a su eventual cancelación, mientras esta no ocurra deberá coadyuvar a crear una sana política en el Congreso de la República, alejada del pago por aprobación de leyes y de la compraventa de votos parlamentarios. Es muy importante porque este partido tiene la mayor bancada parlamentaria.

Si la UNE quiere de verdad lavarse la cara, tarea difícil, deberá rechazar todas las prebendas que se dan a los diputados no solo la de los almuerzos gratuitos que ha agitado las aguas parlamentarias sacando de sus casillas a Álvaro Arzú Escobar. En la legislatura pasada, la población recibió como una ducha fría las noticias de cómo el Congreso pagaba por comidas exclusivas, incluyendo exquisiteces que consumía el entonces diputado Juan Manuel Giordano de triste memoria. Como cronista parlamentario en la década de los setenta del siglo pasado puedo asegurar que la alimentación de los diputados corría entonces por cuenta de ellos, no del erario público como ahora. ¡Mientras gran parte de la población del país padece desnutrición, los diputados comiendo camarones y langosta a cuenta de los impuestos que todos pagamos! La UNE deberá no solo descartar esa y demás prebendas, sino crear un consenso mayoritario para el rechazo de las mismas para que el Congreso pueda salir del pozo en el que está y del que nunca quiso sacarlo el expresidente Álvaro Arzú Escobar, quien pudiendo escoger una senda de decencia prefirió ir del brazo de los diputados más corruptos de la pasada legislatura entre ellos Giordano y Felipao.

Otro paso que deberá dar la UNE es contribuir a poner orden en las finanzas una tarea realizada tímidamente y a medias por el diputado Mario Taracena cuando presidió ese organismo del Estado.

Anteayer, el colega Mario Antonio Sandoval realizó un recuento de todos los beneficios que reciben los diputados y directivos lo cual es de locura. Tras referirse a la respuesta visceral de Álvaro Arzú Escobar quien quiere seguir comiendo a expensas del erario nacional, el columnista de Prensa Libre escribió: “Pese al berrinche, no es posible detener las cifras del gasto del dinero público para mantenerlos”.

Saldría más barato aumentar el sueldo a los diputados y que de sus emolumentos paguen a sus secretarias, asesores, ujieres y todo lo que quieran para que no siga creciendo la ola de una burocracia incontenida. Esta semana, el columnista Edgar Balsells recordó que un contador general devenga en el Congreso un sueldo mensual de 76 mil quetzales; la directora de protocolo, 64 mil; el supervisor de ujieres y conserjes, 30 mil. ¡Empleados públicos que se sacaron la lotería!

El martes pasado en conferencia de prensa, el diputado Carlos Barreda de la UNE señaló que “a pesar de tener prohibición del juez”, Sandra obstaculiza la aplicación de la justicia en el caso en su contra al inmiscuirse en la elección de magistrados de la Corte Suprema y del Tribunal Supremo Electoral. Este asunto debería de tenerlo en cuenta el juez que lleva esa causa porque de probarse ese extremo, que a todas luces parece cierto, ella debería volver a la cárcel. Dura lex, sed lex.

Finalmente, la división de la UNE es inevitable. Habrá diputados que sigan a su mentora Sandra, aunque ella tenga poco o nada que ofrecerles más que promesas, y otros que opten por el camino de lavarle la cara al partido, al menos mientras no lo cancelen. Desde todo punto de vista, es un hecho positivo que la UNE pretenda mudar su piel como lo hacen las serpientes. Positivo para el Congreso y para la democracia guatemalteca. Ese cambio no deberá ser solo cosmético sino de fondo, que lo pueda corroborar la opinión pública. Pasados por nuevas aguas bautismales, sus diputados podrían coadyuvar a una crucial reforma de la Ley Electoral y de Partidos Políticos que se discutirá en un futuro. ¡No hay mal que por bien no venga!
gasturiasm@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/Oculta
Piano desde Japón

Hoy se presenta en concierto Kumi Miyagawa, reconocida pianista japonesa.

noticia Tulio Juárez
Maldonado Aguirre sigue nombrando altos funcionarios

Juramenta a titulares de Desarrollo Social, Salud Pública, Economía, Registro Sustituto de la Propiedad y un viceministerio de Recursos Naturales y Cambio Climático.

 

 

noticia Redacción/Agencias
Grafiti en la Catedral de Santiago

Una escultura del pórtico de las Platerías fue pintada en color azul.



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Los planes para Centroamérica de los candidatos presidenciales de EE. UU.

otras-noticias

Publicidad