[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Cuando prima la Honestidad

opinion

El IGSS de Guatemala: caso paradigmático en América Latina.

En mi anterior columna mencioné la importancia de la Rentabilidad, como un principio de la Gestión Pública Justa y Equitativa (#GPJE). Lo que necesitan hacer los administradores públicos es generar Rentabilidad Sostenible: no pueden contentarse con procesos que formalmente cumplen con la ley y en realidad generan enormes gastos innecesarios.

Tomando en cuenta esta premisa, me refiero al caso del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) y en particular a la compra de medicamentos para más de 3 millones de beneficiarios.

En 2015-2016, varios factores llevaron al IGSS a la imposibilidad de cumplir con criterios básicos de la administración pública: compraba medicamentos e insumos médicos a precios mucho mayores que los del mercado. Una normativa y una organización inadecuada favorecían las peores prácticas; por ejemplo, el listado básico de medicamentos incluía alternativas terapéuticas menos eficaces y más caras que otras usadas en las Américas y Europa. Además, el sistema de compras estaba pulverizado: 124 unidades compraban cuando querían y de forma directa, alegando una supuesta emergencia por desabastecimiento. Los sobreprecios pagados eran de hasta el cuatro mil por ciento.

Provocar subrepticiamente una situación de desabastecimiento es un método común para justificar compras a precios exorbitantes y beneficios ilegales. Para autorizar legalmente compras a esos precios, es suficiente que un juez complaciente ordene al servicio público comprar inmediatamente un medicamento porque alguien interpuso un recurso legal, basado en su falta de provisión. No importa si esa compra apurada es de hasta 30 veces más cara que el precio normal: hay una orden judicial y la persona que la incumpla irá preso. Ya nos imaginamos el temor de un funcionario que gana un modesto sueldo.

Es interesante cómo las compras sobrevaloradas, así como otras acciones corruptas, cumplen con la normativa y son perfectamente legales. No hay relación entre ética y legalidad: acciones planificadas e inmorales se dan acorde al marco jurídico –a menudo construido a propósito– y quedan impunes.

Fue bajo esas circunstancias que la Junta Directiva del IGSS que reemplazó a la anterior, luego de que sus miembros fueron detenidos, recurrió a la UNOPS para que le apoyara a salir del laberinto donde se encontraba. No lograr comprar medicinas de manera regular significaba recurrir a la supuesta emergencia y ser cómplice del sistema corrupto. Era imposible comprar de manera regular, porque los funcionarios estaban atemorizados.

Los resultados son impresionantes. Se han comprado 423 millones de ítems para 118 establecimientos, ahorrando más del 55 por ciento sobre los precios pagados anteriormente por el IGSS por los mismos medicamentos; en muchos casos se han adquirido con las mismas marcas y proveedores, con ahorros a veces el 80 por ciento. Adquiriendo tan solo un tercio del total de medicamentos del Instituto, el ahorro es de US$172 millones.

La participación del sector privado nacional ha sido fantástica para construir ciudadanía y legalidad. Al inicio hubo poca confianza: recuerdo una reunión con proveedores, donde la mayoría no quería participar porque “todo estaba arreglado”. Sin embargo, el sello de la ONU animó a más de uno: en el primer evento participaron 32 empresas, cuando anteriormente casi el 60 por ciento se lo repartían tres proveedores. Dos años después, ¡los participantes son 62!
Esto es lo que ocurre cuando se genera confianza y un sistema virtuoso Público-Privado funciona bien al servicio del interés público, generando beneficios para los usuarios, utilidades razonables para el sector privado y un poco de gloria para los administradores públicos quienes hacen lo correcto. En corto: cuando prima la Honestidad.

*Director Regional de UNOPS para LAC. Contribución a título personal, no compromete UNOPS y la ONU.
Artículo publicado en el periódico El Universal de México.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Andrea Paola
Árbol crece con bicicleta en medio.
noticia Liliana Valiña*
Guatemala: no dejar a nadie atrás

Pueblos indígenas, la otra mirada.

 

noticia Enrique Contreras Marroquín DPI 1633313910101
Querer saltarse las trancas


Más en esta sección

Obras Sociales realiza sorteo de la Rifa Un Millón de Amigos

otras-noticias

Médicos del Hospital Temporal de COVID-19 no han recibido salario durante cuatro meses

otras-noticias

Guatemala será sede de la 51 Asamblea General de la OEA en 2021

otras-noticias

Publicidad