[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

La energía de Trump

opinion

En materia energética Trump durante su campaña dijo querer aire más limpio y energía sostenible.

No me refiero a lo explosivo que Donald Trump mostró ser durante la campaña presidencial, sino al futuro de la energía en los Estados Unidos bajo su mandato y su posible implicación para Guatemala. Mientras muchos aún se estremecen por su triunfo y algunos empiezan a superar el duelo pensando que quizá el nuevo presidente no vaya a ser tan malo como dijo que sería, para nosotros lo relevante es dimensionar los posibles impactos que tendría en nuestra economía la implementación de sus promesas de campaña.

En materia energética Trump durante su campaña dijo querer aire más limpio y energía sostenible, pero por otro lado ofreció promover más la explotación del gas natural de esquisto, pretende recuperar la industria del carbón como fuente de energía “limpia y asequible”; el cambio climático lo considera una broma, rechaza el acuerdo de París sobre reducción de emisiones y ofreció desmantelar cualquier programa público de apoyo a las energías renovables. Una locura para los entendidos, gran aliento para los productores con recursos fósiles.

Es posible hacerlo? Primero, el sector energético no cambia de rumbo de un día para otro y cuatro años de mandato en este sentido es poco tiempo. Segundo, la transformación reciente de la matriz energética en Estados Unidos proviene básicamente de la innovación tecnológica y la eficiencia económica, el gas natural de esquisto por medio de la fracturación hidráulica permitió que Estados Unidos sea hoy autosuficiente energéticamente hablando y es la razón principal que está llevando a la quiebra a la industria del carbón. Tercero, apostar por la industria del carbón, a pesar de sus impactos ambientales evidentes, requerirá subsidios multimillonarios y finalmente, en cinco años los costos de producción de las tecnologías renovables estarán en paridad con los del gas natural, lo que hará insostenible subsidiar tecnologías contaminantes, obsoletas y sobre todo, en contra de la voluntad del resto del planeta.

Afortunadamente Guatemala decidió hace diez años diversificar su matriz energética con mayor participación de las energías renovables, ello nos expone menos a la volatilidad de los precios de los combustibles fósiles y por lo tanto las medidas que llegue a tomar el nuevo presidente no debieran tener un impacto relevante en los costos de electricidad. Siguiendo el ejemplo de la energía, Guatemala debe resolver sus problemas internos con fórmulas propias e innovadoras, de manera que la elección de un presidente republicano o demócrata en Estados Unidos no sea motivo de preocupación y pesimismo como sucede estos días.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Venezuela: gobierno y opositores elevan tensión por lucha de poder

Nicolás Maduro advierte que vetará la ley de amnistía que impulsará la oposición para favorecer a presos políticos.

noticia Danilo Parrinello
“Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre”

“Esto también pasará”

noticia AFP
Tatiana Valovaya, primera mujer nombrada para dirigir la sede de la ONU en Ginebra

La periodista, diplomática y doctora en economía reemplazará en el cargo al danés Michael Moller.



Más en esta sección

Prepara una pizza con el Chef Javier y apoya a Club Rotario

otras-noticias

PNC captura a secuestradores y liberan a víctima en la Mesilla, Huehuetenango

otras-noticias

Embajadores presentan cartas credenciales al Gobierno de Guatemala

otras-noticias

Publicidad