[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Brasil, ni orden ni progreso (Parte I)

opinion

El descontento que genera la presidenta brasileña se debe a tres razones fundamentales.

¿Qué pasó con aquel “Brasil, país de futuro” al que se refería Stefan Zweig? En 1941 escribió “Si el paraíso existe en algún lugar del planeta, ¡No podría estar muy lejos de aquí!” 75 años después Zweig seguramente tomaría sus palabras de vuelta para convertirlas en dagas en contra de aquellos que han llevado al país al abismo de la corrupción. Ayer, en el último capítulo de la novela política de aquel país, el presidente interino del congreso, Waldir Maranhao, suspendió el voto para dar paso al juicio político contra Rousseff abriendo así una batalla campal contra el senado cuyo presidente Renan Calheiros declaró que el proceso continúa y que mañana miércoles darán su veredicto para decidir si separan del cargo a Rousseff para que sea investigada.

Brasil atraviesa su peor crisis política y económica de los últimos 25 años y esto se da en medio de las revelaciones del mayor caso de corrupción en aquel país: la operación Lava Jato bajo la cual funcionarios públicos y empresarios se beneficiaron de malversar fondos de la empresa estatal de petróleo, Petrobras. La corrupción no es ideológica, como muchos equivocadamente pretenden explicar el caso, ya ligados a proceso se encuentran miembros del partido oficial, el Partido de los Trabajadores de izquierda, al igual que muchos miembros de la oposición de derecha y varios empresarios acaudalados y
conservadores.

Sin embargo, sobre Rousseff no pesa ninguna acusación directa de corrupción por este u otros casos, y la razón por la cual enfrenta un juicio político es por ser señalada como la responsable de adulterar estadísticas económicas negativas justo antes de su reelección en el 2014. Esta es la razón oficial, pero el descontento que genera la presidenta brasileña se debe a tres razones fundamentales: Primero, la economía, que se contrajo en 3.8 por ciento el año pasado y se espera que la tendencia continúe mientras la inflación va en alza, situación que no se daba desde 1981. Segundo, la corrupción de sus miembros de gabinete y más cercanos colaboradores ante la cual Rousseff fue indiferente y por último, por anteponer los intereses del expresidente Lula da Silva y colaboradores, todos directamente implicados en Lava Jato, sobre los intereses del pueblo brasileño. (Continuará)

@robertoantoniow

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Cindy Espina cespina@elperiodico.com.gt
Cuestionan designación de Mariano Rayo

El Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac) emitió un comunicado en el que “exhorta” al presidente, Alejandro Maldonado Aguirre, evaluar el nombramiento de Mariano Rayo como ministro de Salud Pública y Asistencia Social, por considerar que este no es el indicado para paliar la crisis hospitalaria que atraviesa esa cartera.

noticia José Emilio Abascal Peña / DPI 2397 65703 1204
Petición
noticia AFP
Dylan, acusado de plagio

Según una escritora que analizó el discurso de aceptación del Nobel, el texto contiene referencias no citadas.



Más en esta sección

España estudiará aplicar toque de queda ante el COVID-19

otras-noticias

EE.UU. planea presentar una demanda antimonopolio contra Google

otras-noticias

La OEA inicia la Asamblea General con Nicaragua y Venezuela como tema central

otras-noticias

Publicidad