[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

La hegemonía de la coyuntura

opinion

El llamado gobierno, no es más que un grupo de personas que alcanzan ciertas posiciones por encargo.              

La coyuntura domina el terreno. Hoy, esperamos con ansias los desenlaces de los casos de corrupción develados en 2015 y lo que va del 16; genera calma chicha las declaraciones de la Fiscal General sobre los nuevos vientos huracanados que se avizoran, vemos con preocupación que el “nuevo” gobierno no va a ningún sitio que marque alguna diferencia respecto al anterior y devele capítulos esperanzadores. Quita el sueño el anuncio de la conformación de grupos armados en Huehuetenango; constatamos que las redes de corrupción siguen agrupadas y con capacidades de maniobra; que esa falacia del “cambio” no es más que una tarima que promueve la rearticulación de las expresiones de poder real que ya sea asustadas o envalentonadas, prosiguen con el objetivo de controlar, enriquecerse y seguir activos gracias a una impunidad que se recicla. A pocos interesa perfilar planes de mediano plazo, y menos de mirada a largo plazo; los incentivos están en lo cercano, lo evidente, lo que da para el hoy sin importar el mañana.

El poder es ese fenómeno omnipresente, que muta y cambia de posiciones según las condiciones donde tenga mayores capacidades de reproducción y dejar ver sus verdaderos alcances. El poder busca los resquicios, los caminos por los cuales penetrar, incidir y fincar sus tentáculos. De allí la importancia de poner más atención hacia los espacios de poder real, los cambiantes, que a los poderes formales, los estáticos. Antes, los caminos eran los evidentes; las grandes avenidas, donde las señales aparecían con luces multicolores que difícilmente eran inadvertidas. Hoy, los movimientos son más sofisticados; los signos de su presencia son en ocasiones de baja intensidad; por lo cual se requieren mecanismos especiales para darnos cuenta por dónde se están moviendo, las tramas que se gestan y los actores a través de los cuales se expresan esos intereses.

Han hecho su asomo los escenarios complejos del poder. Con ello, ponerle atención excesiva a los movimientos de los actores simbólicos representa una pérdida de tiempo. En contexto, como la Guatemala de hoy, lo que diga, piense o disponga el círculo más alto de los llamados gobernantes, representa una porción mínima del ejercicio del poder. Son, más bien, actores para la entretención. Sus márgenes de decisión no solo son limitados, sino altamente controlados y condicionados. El llamado gobierno, no es más que un grupo de personas que alcanzan ciertas posiciones por encargo; sus dominios son para la gestión de ciertos asuntos domésticos y complementarios, para que mantengan la funcionalidad del sistema, sirvan de reactivos, pero para nada más. Conforman la primera línea que asiste, pero no resuelve; oye pero no escucha. El libreto no da para nada más.

El dominio de la coyuntura inunda el día a día, pero representa un espejo engañoso. Las agendas están llenas, pero de asuntos que no capitalizan como sociedad, alimentan falsas esperanzas y no alientan para poner atención a los asuntos de fondo que continuarán en el depósito de los pendientes. ¿Cuánto más debemos esperar para debatir, entender y resolver en definitiva?

renzolautaro.rosal@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Ligera baja registra la producción mundial de vino

Para Francia fue el peor año desde 1945. Italia confirmó su puesto como primer productor mundial.

 

noticia Edgar del Cid > elPeriodico
Llega a darle su regalo de Navidad y la encuentra así con otro

Se trata de una broma para un canal de YouTube en Perú, sin embargo todo se descontroló y hasta la Policía tuvo que intervenir.

 

noticia Richard Aitkenhead Castillo
Judicializar la políticas es mala idea

Es urgente la apuesta a la reforma constitucional del sector justicia si deseamos lograr la independencia y fortalecimiento del sistema judicial.



Más en esta sección

Chilenos salen a votar en referéndum constitucional a pesar de la pandemia

otras-noticias

Muere el presidente de Samsung, Lee Kun-Hee

otras-noticias

PNC rescata a mujeres que eran obligadas a prostituirse en Chiquimula

otras-noticias

Publicidad