[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Al tuétano…

opinion

La base material condiciona inevitablemente  al sistema político.

Mientras en la coyuntura se analizan los tropiezos y autogoles de Jimmy Morales (elección de gobernadores y designación de magistrados de la CC, ineficacia en la ejecución presupuestaria, declaraciones públicas de un aprendiz de estadista, desconocimiento pleno de la Administración Pública y desnudez de una personalidad autoritaria), buena parte de la atención se ha centrado en el Congreso, ejerciendo un rol híbrido (reingeniería interna contra una presión supranacional versus la ilegitimidad e irrepresentatividad política).

Empero, con miopía colectiva e impregnados de un republicanismo conservador, solamente hemos avanzado en normas del ámbito político-institucional, dejando de lado las transformaciones que debemos hacer al modelo económico-financiero, el cual ha basado su dominio histórico en la concentración, corrupción, impunidad, violencia y racismo.

En este sentido, claro que es importante hacer un reordenamiento del presupuesto de la nación (+ gasto social + créditos a Mipymes + austeridad pública), combatir el contrabando y la defraudación aduanera, que los grandes capitales sí paguen impuestos, aprobar una fiscalidad progresiva; pero es imprescindible hacer una revisión crítica y cambios profundos en las relaciones sociales de producción, distribución, intercambio, consumo e inversión.

En esencia, se trata de refundar las leyes y políticas económicas que rigen la materialidad del Estado y de la sociedad, una reconfiguración de la estructura productiva para favorecer el bienestar común, una nueva alternativa económica en función del interés público y para dignificar la vida, reconociendo los límites y posibilidades de nuestra aldea ante los tentáculos del capitalismo global.

Ahora bien, es toral reflexionar sobre las siguientes cuestiones: ¿Cómo potenciar desde la subalternidad una verdadera crisis orgánica del Estado, sostenible en el tiempo y sin muletas foráneas (economía y hegemonía) para crear una nueva forma de organización societal? ¿Cuáles son los dispositivos hegemónicos de las élites del país que doman las conciencias emancipatorias? ¿Cómo construir una nueva racionalidad filosófica-política en la ciudadanía que otorgue valor a lo público-estatal y que abogue por un Estado fuerte y rector del desarrollo (Estado = sociedad civil + sociedad política)? ¿Quiénes son hoy los sujetos y actores políticos que pueden abanderar el proceso de refundación del Estado?

Finalmente, debemos entrarle al tuétano, a las entrañas del Estado y del sistema político.

framont@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Desconecta - Europa Press
Ex científico de la NASA sostiene que encontraron vida en Marte en 1976
noticia Jorge Sierra elperiódico
La voz romántica de la salsa

Llega a Guatemala uno de los más activos y más prolíficos cantantes de salsa. Su lado romántico, que no erótico, ha conquistado un gran público, incluído jóvenes. Esta vez trae bajo el brazo, boleros.

noticia Tulio Juárez
Jefes militares de Guatemala y Belice se reúnen en busca de disminuir tensiones fronterizas

Dos generales acuden el sitio arqueológico El Caracol, del Distrito Cayo, por propuesta del Comando Sur estadounidense luego de más de cinco meses de diferencias gubernamentales a raíz del asesinato de un menor de edad chapín en dicho territorio.



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

Las de la paciencia

otras-noticias

El obstáculo en la negociación de las Cortes

otras-noticias

Publicidad