[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Cultivo una rosa blanca

opinion

Los tiempos y los actores han cambiado, Cuba ya no es motivo de laberintos ni entretelones político electorales.

El presidente demócrata de los Estados Unidos, Barack Obama dio un paso de gran simbolismo histórico en su visita a La Habana al encauzar con liderazgo audaz, visión estratégica, profundas convicciones democráticas, comedimiento y sensibilidad extraordinaria las relaciones de su país con Cuba para ubicarlas en igualdad de condiciones con las relaciones con China y con Vietnam.

Se está superando de forma inequívoca la pesada herencia de sus antecesores en especial del gobierno del presidente republicano George W. Bush (hijo) (2000-2004) (2004-2008) en cuyo primer período de gobierno me permití escribir el siguiente artículo el cual reproduzco como un referente comparativo.

La discriminación de Cuba

“El gobierno de los Estados Unidos recientemente aprobó, a instancias de una comisión ad hoc, restringir nuevamente las remesas familiares y limitar la frecuencia de los viajes de cubanos americanos a Cuba, como parte de un paquete que contempla otras medidas y con el objetivo de que la dictadura comunista ceda aceleradamente a una transición hacia la democracia”.

“Estas medidas de suyo recurrentes, y a mi criterio ineficaces y obsoletas, me permiten hacer una comparación de cómo los Estados Unidos ha discriminado a Cuba en relación a China y a Vietnam. Si bien en cada uno de estos tres países se han instaurado, desde hace varias décadas, regímenes políticos de carácter comunista que no profesan los valores y los principios democráticos que enarbolan los Estados Unidos, China y Vietnam han sido recipiendarios de una relación especial en la que, me parece oportuno comentarlo, el expresidente George H.W. Bush, padre, jugó en su momento un rol importante”.

“A pesar de ser China enemigo ideológico y militar de Estados Unidos en la guerra de Corea (1950-1951), durante el gobierno republicano presidido por el mandatario Richard Nixon (1968-1973) se tejieron, con absoluto sigilo y con visión estratégica, las bases de los vínculos políticos y diplomáticos entre Estados Unidos y la China de Mao Tse-tung, que culminaron con la visita histórica de Nixon en 1972 a ese país y la apertura recíproca, tanto en Washington como en Pekín, de oficinas de interés. A Bush padre le correspondió presidir esta misión diplomática en 1974, por su conocimiento sobre China y por sus buenas relaciones al más alto nivel político”.

“Asimismo a Bush padre, como presidente de su país (1988-1992), también le correspondió enfrentar la crisis diplomática más seria registrada en las relaciones entre Estados Unidos y China: la masacre de Tiananmen, en junio de 1989. Las aspiraciones de libertad y de democracia en China fueron implacablemente y violentamente reprimidas. Sin embargo, al cabo de cierto tiempo, las relaciones entre estos países recuperaron su

normalidad”.

“A pesar de que Vietnam le infligió a Estados Unidos una derrota moral y política, en una guerra que se prolongó por cerca de 12 años (1961-1973) y que causó la muerte de decenas de miles de soldados americanos y de cientos de miles de vietnamitas, durante el gobierno presidido por Bush padre se propuso un paquete de medidas concebidas para normalizar las relaciones entre los dos países: levantar el embargo económico y los viajes a Vietnam; permitir la apertura de oficinas de negocios, realizar estudios de inversión y firmar acuerdos contractuales”.

“Si bien el expresidente demócrata Bill Clinton (1992-2000) restableció las relaciones con Vietnam en julio de 1995, con el apoyo y con el estímulo, tanto de los demócratas como de los republicanos, Bush padre efectuó la primera visita importante a Vietnam como exgobernante en septiembre de ese mismo año”.

“Sin embargo, hay que destacar que tanto China como Vietnam no les han permitido a los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos que se involucren en sus asuntos internos, a costa de afectar sus relaciones”.

“Ahora bien, entender las razones del porqué se ha discriminado a Cuba en relación a China y a Vietnam, es adentrarse en uno de los laberintos y en uno de los entretelones político electorales de los Estados Unidos”.

Los tiempos y los actores han cambiado, Cuba ya no es motivo de laberintos ni entretelones político electorales. Y fue brillante y sensible citar el poema de José Martí, Cultivo una rosa blanca.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Planes macabros de Maduro
noticia
José Luis Benito
noticia AP
Adiós a John Ashbery

El poeta norteamericano murió el pasado fin de semana.



Más en esta sección

La de los Cempasúchil

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Real Madrid, a recuperar el terreno perdido

otras-noticias

Publicidad