[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

La nueva Guatemala de la Asunción, 1898-1954. Economía política, crecimiento urbano y urbanización. Tomo I: 1898-1931 (VII parte)

opinion

El joven compositor José Domingo Bethancourt Mazariegos compuso el famoso fox trot, Ferrocarril de Los Altos.

 

Otro de los elementos que tienen que ver con la diversión fue el tipo de música que nuestros abuelos capitalinos escuchaban. Se generó, por parte de los compositores guatemaltecos, muchas melodías que tenían relación directa con los hechos y eventos que sucedieron entre 1898 y 1931. Por ello, acudí al auxilio de mi estimado amigo de la infancia y de la adolescencia, el maestro Lester Homero Godínez Orantes, jefe del Centro Cultural Universitario, para contarle de la presentación del libro y de la música guatemalteca que podría incluirse en un programa artístico que incluyera melodías que tuvieran que ver con los hechos y eventos narrados en el libro. Se incluyó del maestro Jesús Castillo, Fiesta de Pájaros. Don Jesús fue uno de los primeros etnomusicólogos del país. Cuando se refería a la música de raíz indígena, lo hacía con respeto y admiración por quienes consideraba como sus maestros. Vivió entre los años 1887-1946. Hoy sabemos, que el dictador Estrada Cabrera apoyó no solo a los músicos altenses, como el caso de los marimbistas Ovalle Bethancourt, sino también a los arquitectos e ingenieros que como Francisco Vela y Domingo Goicolea y Urréjola, construyeron monumentos nacionales y edificios públicos en la capital. El 18 de abril de 1902 sucede el terremoto de San Perfecto, que destruye la ciudad de Quetzaltenango. Hoy día sabemos, que eran las patadas en la barriga de su madre, el volcán Santa María, que estaba por parir a su muchachito, el Santiaguito. Por ello, se programó el son típico de Higinio Ovalle Bethancourt, Volcán Santa María y Santiaguito, de José Domingo Bethancourt Mazariegos. No podía faltar, sin embargo, el vals Noche de luna entre ruinas (1902), de Mariano Valverde. Se dice que durante el terremoto perdió la vida la madre del compositor quetzalteco. Sorprendentemente, este vals tiene letra. Esta composición se hizo muy popular 15 años después cuando la Nueva Guatemala de la Asunción fue destruida por primera vez. En 1913, fue fundado en la ciudad de Quetzaltenango, el Club Social y Deportivo “Los Trece”. No obstante, sus integrantes eran catorce, por causa la supuesta mala suerte que implica ese número. Víctor Woztbelí Aguilar Solórzano, quien fuera miembro de tal club, compuso en 1927, la guarimba, Los Trece. Wotzbelí fue discípulo de Don Jesús Castillo. La música guatemalteca ha tenido la influencia de la música norteamericana y de sus diferentes ritmos. La calle doce (1914), es un buen ejemplo de ello. Mucha gente guatemalteca creía que La doce calle, como era nombrada entre nosotros, era una composición de nuestro país, en donde fue muy popular. Es parte de la influencia norteamericana en nuestra música, por medio del rag time y es una composición del maestro estadounidense, Euday L. Bowman. Según lo consigna el líder obrero, Antonio Obando Sánchez, sobreviviente de los terremotos que destruyeron a la capital guatemalteca, en diciembre de 1917 y enero de 1918, el Vals de Carmela, de Benedicto Ovalle Bethancourt, fue muy popular en los días posteriores a los sismos; lo fueron también melodías como Las Pelonas y Noche de luna entre ruinas, ya mencionada. El blues, de origen afroamericano fue conocido también como fox lento, que don Adalberto Hurtado utilizó para componer Una Casita en el Cielo. Cuando el primer convoy de “El Ferrocarril Nacional de Los Altos” hizo su primera travesía entre San Felipe Retalhuleu y la ciudad de Quetzaltenango, el 30 de marzo de 1930, fecha en el que fue inaugurado por el general Lázaro Chacón, el joven compositor José Domingo Bethancourt Mazariegos compuso el famoso fox trot, Ferrocarril de Los Altos. Para entonces, el tango rioplatense ya era furor en el mundo y hablando de influencias extranjeras, Víctor Woztbelí Aguilar Solórzano compuso en 1931 el tango Enriqueta, en homenaje a su esposa, Enriqueta Campollo de Aguilar, quien falleciera muy joven, dejándole a su marido a sus dos pequeños hijos. Continuará…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Rony Ríos rrios@elperiodico.com.gt
Transportistas deponen paralización de labores anunciada para el 17 de enero

Cancelan paralización anunciada por el presidente de la gremial de transporte, por medio de videos y audios en redes sociales.

 

noticia Luisa Paredes elPeriódico
Nueve meses pasarán para que se inicie el juicio por caso “Plazas Fantasma”

Expresidente del Congreso, Pedro Muadi, y 30 personas más están sindicadas de desviar fondos de ese organismo.

noticia Anabella Giracca
Memes

“Presidente: se le recomienda tolerancia activa”.



Más en esta sección

La de los Cempasúchil

otras-noticias

Real Madrid, a recuperar el terreno perdido

otras-noticias

Joe Biden supera en 10 puntos a Donald Trump

otras-noticias

Publicidad