[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

La elegancia

opinion

Podemos ser respetuosos, corteses y elegantes.

Dícese elegante de alguien que está dotado de gracia, de nobleza y sencillez al mismo tiempo, siendo además airoso y bien proporcionado, que tiene buen gusto y distinción para hablar, vestir, comer, y conducirse. La riqueza y la formación académica no tienen nada que ver con la elegancia; esta es una virtud con la que se nace o se logra con los años. Al final de cuentas se es o no se es elegante. En el vestir se asocia el negro, el azul y el blanco con la elegancia. Se usa la palabra elegante para destacar la distinción y el buen gusto que ostenta un individuo. También se puede ser elegante en el trato con las personas, quizá se dirá que es más apropiado decir cortés. Hoy los millennials generalmente no son elegantes (ni muy corteses), aunque tengan doctorados, igual cosa sucedió con los hippies o con los beatniks. En mi opinión, en toda manifestación humana se puede ser elegante o no serlo. Incluso hay religiones cuyas liturgias son elegantes, tanto que impresionan y cautivan por su buen gusto. Similar sucede en el arte y hasta en los negocios o la política. En el Estado hay instituciones elegantes y no elegantes, generalmente en las fuerzas de seguridad de todos los países del mundo se dan estándares de elegancia y buen gusto. Por ejemplo, ver un desfile militar en París un 14 de julio es algo excepcional por la elegancia de los que desfilan, igual sucede en las ceremonias militares en Estados Unidos en diferentes lugares, como en el Cementerio de Arlington donde están las tumbas de John F. Kennedy y del “Soldado Desconocido” y soldados las custodian; también fantástico es ver el cambio de guardia en el palacio de Buckingham en Londres.

En Guatemala, en la prensa como en la política, hay elegantes y cachimbiros. En la televisión en los programas en vivo los “mejores periodistas” (?) entre ellos algunos “analistas” prepotentes que nunca serán elegantes, sobre todo un amanerado con pulseras, y a veces accesorios feminoides acorde a sus ademanes y grititos con la pierna cruzada mostrando la suela de sus zapatos haciendo gala de su ignorancia y cachimbirismo. Igual sucede con algunos locutores deportivos, famosos por el grotesco lenguaje que utilizan, contagiado por sudamericanos ignorantes y poco elegantes. Igual vulgaridad se ve en la prensa escrita, en la que se leen esperpentos increíblemente publicados. pero así es “La Civilización del Espectáculo” diría Mario Vargas Llosa, producto del posmodernismo.

Todo lo anterior se ve minimizado ante el cachimbirismo de que hacen gala los políticos de nuestro país. Durante las campañas electorales casi todos visten trajes típicos, esos que en sus legítimos usuarios se ven dignos y elegantes, y que en los candidatos son grotescos, recuerdo a una pareja de disfrazados con traje indígena que eran el hazmerreír de propios y extraños. Ellos serán todo, todo lo que usted quiera, menos elegantes. Y ¿qué decir de los “honorables” diputados? Vulgares, de mal gusto y por supuesto nada elegantes, y si hay excepciones, claro que las hay pero son eso excepciones. ¡Ah! Lástima pero también hay diplomáticos poco elegantes. ¿O no?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Estos son los estrenos de Netflix en agosto
noticia Marcela Gereda
¿Quién puede negarse a la poesía?

La poesía no es contaminación visual, es arte que nos enriquece y nos hace mejores humanos.

 

noticia
Grupo Los Tres presenta el nuevo Countryman

Totalmente renovado, el MINI Countryman cuenta con un interior más espacioso.

 



Más en esta sección

Gobierno y sector privado presentan propuesta para impulsar las exportaciones

otras-noticias

Nuevas restricciones en Madrid por el virus, mientras el gobierno español baraja el estado de alarma

otras-noticias

Opositor venezolano Leopoldo López en camino a España tras salir de la embajada en Caracas

otras-noticias

Publicidad