[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

¿Quién es Ludim Aguilar?

opinion

Es licenciado en Pedagogía y Administración Educativa. Docente en Filosofía y Sociología en dos universidades.

Pongo a descansar mi energía de redactora combatiente, que denuncia la abusiva corrupción y se opone al fangoso statu quo; para darle un poco de calma a esta columna en los días de barullo y calor previos a la Semana Santa. Comparto con los lectores algunos rasgos de la vida de un guatemalteco, todo espíritu e inspiración, a quien el sistema de los medios que nos imponen hasta los géneros musicales, difusores del imperio globalizante, no ha logrado soterrarle su vena de compositor. Al contrario, como él lo refiere, la conserva desde que muy joven le gustaba escuchar boleros ritmo que, en la década de los cincuenta, se impuso con gran popularidad e influyó a una generación de latinoamericanos que enamoraban cantando.

Hablaré de su caso, porque sin ser conocido ni promocionado, por alguna empresa radial o musical, lucha individualmente, paso a paso, para difundir sus composiciones. Su caso llama la atención, porque representa a ese gran número de compositores y cantantes nacidos en este suelo a quienes el proceso de aculturación, tan aplastante, representado ahora en la música mexicana y caribeña, poco espacio deja para las cadencias románticas, cuando no las cante un Ricardo Arjona o la encantadora Gaby Moreno. Con excepción de Daniela Carpio, Stephanie Zelaya y ahora Sara Curruchich, quienes han tenido la oportunidad de hacer presentaciones en el extranjero, no existe quién se interese por escuchar los ritmos de un compositor que pretende difundir sus piezas. Musicalmente, somos un territorio tomado por un proceso de aculturación paulatinamente provocado, que nos impone a los cantantes de más aceptación internacional. Ni más ni menos. Estimular a los nuestros y darles un espacio en los actuales medios y escenarios, eso murió.

El personaje que les comparto se llama Ludim Aguilar, un hombre sonriente y afable que trabaja en la Contraloría General de Cuentas, en el área de comunicación. Describirlo así no tiene nada de impresionante. Lo que tiene mérito es contarles que nació en el municipio de Santa Catarina Mita, departamento de Jutiapa y su vida es como la de muchos guatemaltecos para quienes nacer en un municipio en un ámbito de pobreza, les sirve de acicate para tomar la decisión de superarse. Es licenciado en Pedagogía y Administración Educativa. Docente en Filosofía y Sociología en dos universidades. Está casado y tiene tres hijos y siguen sus pasos en el esfuerzo de salir adelante.

Desde adolescente soñó con ser cantante y buscaba amigos con teclados electrónicos para que lo siguieran unas veces cuando les tarareaba sus composiciones otras, cuando cantaba las ajenas. Hoy, siendo un hombre que pasa los cincuenta y gracias a su empeño, logró grabar su primer disco que contiene quince canciones interpretadas por él y bajo los arreglos de los maestros Edwin Elías y Carlos Duarte. Los ritmos incluyen los nostálgicos boleros, cumbias y ritmos más modernos. Los temas generalmente le cantan al amor de las mujeres inconstantes y otras, muy sentidas, a los niños que cruzan las fronteras y a los niños que viven en palomares, donde la vida es tan corta y tan negada.

Para mí don Ludim Aguilar es una persona admirable, que no habla de derrotas ni se victimiza. Dado el ámbito tan gris en que se desenvuelven los compositores ha decidido llevar su disco de Emisora en Emisora tanto en la ciudad como a las de los departamentos y seguir en su lucha de suplicar que incluyan sus composiciones en algún programa. De hecho, ya tiene varias promesas. Mientras, asiste a las reuniones de su trabajo o acontecimientos familiares donde se transforma en cantante. Es otra manera de cómo podemos encontrar realizar los sueños que acariciamos desde adolescentes. Y como aconseja tanto entrenador en la actualidad: Nuestros mejores sueños, no los abandonemos nunca. Don Ludim está en la ruta.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Gonzalo Marroquín Godoy / enfoque
Guatemala se resquebraja
noticia Redacción
CSJ da trámite a antejuicios contra cinco magistrados de Salas
noticia Tulio Juárez
Denuncian en MP a 4 diputados que contrataron bufete en EE. UU. para “lobby”

Ciudadanos por la Transparencia pide a la Fiscalía General investigar los delitos que cometieron al actuar ilegalmente en nombre del Congreso.



Más en esta sección

Inicia el programa RUK’U’X YA’ en Sololá

otras-noticias

Giammattei solicita a la Comisión Presidencial contra la Corrupción establecer un diálogo con el CIV

otras-noticias

Juventus y Barcelona no llegan bien a su esperado duelo

otras-noticias

Publicidad