[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Las sentencias

opinion

Bocas de la ley.

La palabra “sentencia”, viene del latín sententia que recoge un verbo que expresa un completo proceso perceptivo-intelectivo. Significa a la vez, sentir y pensar. Se trata de percibir bien por los sentidos todos los matices de una realidad y obtener de ello un pensamiento, reflexión o juicio que constituye una opinión fundamentada.

Dictar sentencias entonces, debe entenderse no solamente como un arte sino como una gran responsabilidad. Viene al caso este tema, porque ya se especula si la nueva Corte de Constitucionalidad, al emitir sus fallos (curioso sinónimo), se basará en criterios normativos o bien en percepciones sociales, económicas y políticas.

Estudiando un poco sobre este asunto, me encontré con un interesantísimo ensayo del doctor Minor Salas, de la Universidad de Costa Rica. Se titula ¿Qué significa fundamentar una sentencia?. Parte del principio generalmente aceptado que toda sentencia debe estar debidamente motivada.

Es curioso saber que por muchos siglos, hasta se consideró de mal gusto que un juez expusiera los motivos o argumentos en los que basaba su decisión. Pero hoy se considera imprescindible la motivación. De hecho una forma de violación al derecho a la justicia se materializa con un fallo no fundamentado. Y ello puede darse, no solamente por ausencia total de razones, sino también, por razones contradictorias entre sí.

El autor se hace varias preguntas interesantes, entre ellas, sobre los tipos de fundamentación. En este último aspecto, se concentra especialmente entre el mito normativo y la realidad empírica, más puntualmente en la realidad social como alternativa al “fetichismo de las reglas”.

“Lo que el jurista (o el juez) debe hacer, finalmente, es escoger aquellos argumentos que él quiere utilizar para fundamentar jurídicamente sus fallos. Esa elección no es solo una cuestión lógica, sino, y esencialmente, valorativa (política). Esto hace del problema de la fundamentación un problema de carácter moral que involucra la responsabilidad personal y social de los juristas. De tal suerte, el autor termina apelando por un mayor uso de argumentos de tipo empírico en las decisiones judiciales, sabiendo que su empleo implica dificultades a veces insalvables.

Ya se ve entonces, que no es desquiciado que se aprecie la realidad a la hora de dictar sentencias, a menos que queramos “jueces robot”, aquellos que reencarnen la decimonónica visión que son las simples bocas inanimadas de la ley.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Esta joven de 27 años con alopecia consigue trabajo como modelo
noticia ENRIQUE GARCÍA elPeriódico
Diputados insistirán en convertir a la CC en una sala de la CSJ

Señalan que discusión del tema será uno de los primeros puntos que estarán en la agenda.

 

noticia Tulio Juárez
Anderson Isaí, de tres años y oriundo de Agua Blanca (Jutiapa), es hallado por la Interpol de Guadalajara

Desaparecido el 4 de octubre en una pequeña comunidad del oriente guatemalteco, es localizado por investigadores en la cabecera estatal de Jalisco.



Más en esta sección

La de los Cempasúchil

otras-noticias

Real Madrid, a recuperar el terreno perdido

otras-noticias

Joe Biden supera en 10 puntos a Donald Trump

otras-noticias

Publicidad