[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Don Richard Aitkenhead nos pide paciencia de santo

opinion

La lucha por la reestructura de SAT se ha vuelto ideológica.

El pasado lunes en estas páginas el conocido ex ministro de Finanzas Públicas, Richard Aitkenhead, escribe sobre el denominado “pensamiento progresista” y sus luces y sombras en estos tiempos.

Al tecnócrata y artífice del modelo económico que aún nos sostiene le interesa estudiar al pensamiento que él denomina como “progresista”, y le preocupa ese pensamiento gatopardista de hacer bulla para que todo cambie, pero nada cambie.

Como buen conservador Incaista, a Richard le preocupa que a los progresistas nos empuje ese deseo de avanzar más rápidamente y critica esa intención de urgencia. Sin embargo, debemos partir del hecho de que llevamos más de quinientos años sin un cambio significativo de estructura agraria por ejemplo, y el joven momento democrático se desvanece en corruptelas, sinsabores y una gran mediocridad de una clase política que no está a tono con los nuevos tiempos, y eso lo comprobamos por ejemplo en la reciente elección congresil para designado ante la Corte de Constitucionalidad, para no citar tan solo un ejemplo.

Y es que dice don Richard, “Lo primero que se percibe en los que gustan en considerarse progresistas, es su sentido de urgencia. Están conscientes que lo más peligroso para el proceso que promueven para Guatemala es la lentitud del avance”. Ni modo digo yo: imagínense a Muadi coordinando la Comisión de servicio civil, que quedó enterrada en algún anaquel del Congreso de la República, el sector de mujeres pidiendo paridad electoral y una andanada de misóginos impidiéndolo con discursos fútiles, el tema de la juventud y por sobre todo el rural, también durmiendo el sueño de los justos. Entonces ¿qué se espera para el cambio?, ¿otros quinientos años?

Pero lo que más les molesta a don Richard y a la estimada colega Carolina Roca, a quienes aprecio, y con quienes confieso que tuve el gusto de trabajar en una época de gran esperanza para la verdadera Modernización Económica del país, es que se les toque su niño mimado: la Superintendencia de Administración Tributaria.

Carolina, haciendo sintonía con Richard escribe sendo artículo en la última Revista ContraPoder, incluso apelando a extrañas latitudes para nosotros, como es el caso de los países que se manejan bajo la llamada Common Wealth y la Common Law británica, en donde un tal reporte Caldbury, muy viejo por cierto (1992) para los nuevos tiempos, apoya la creación de grupos paralelos en el Estado, es decir “directores externos independientes”, al estilo de los que formó el exministro Alejandro Arévalo en el primer directorio de la SAT, con dignos representantes de intereses privados como el auditor bancario más famoso Hugo Arévalo, el prófugo Willy Zapata y el abogado Rodrigo Montúfar. Conjuntamente con ellos se hizo equilibrio, acudiendo a la filosofía de las Comisiones de Postulación, introduciendo a conocidos jerarcas del Colegio de Economistas de ese entonces. La decisión de Alejandro Arévalo fue a todas luces salomónica, pero su directorio perpetuo fue un verdadero adorno al interior de la SAT.

Lo cierto es que la lucha por la reestructura de SAT se ha vuelto ideológica: ya mi colega Juan Alberto Fuentes y este servidor hemos dado nuestro veredicto en que lo importante es mantener la unidad de mando de la política fiscal, como se está haciendo en el mundo moderno. Otros más conservadores proponen la autonomía de altos jerarcas, alejados de la inmundicia de la “clase política” a la que los tecnócratas de postín siempre les rehúyen, pero coquetean con ella todo el tiempo, y los asustan con advertencias técnicas y fatalistas poco entendibles para las mentes de nuestros políticos criollos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Diego Recalde*
Abejas, aliadas para la seguridad alimentaria y nutricional

Además de polinizar, prestan otros servicios ecosistémicos.

noticia
5 minutos

Lea lo que tiene que saber hoy en cinco minutos

noticia Anabella Giracca
A cuatro días

¿Auténticas?



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

Las de la paciencia

otras-noticias

El obstáculo en la negociación de las Cortes

otras-noticias

Publicidad