[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

La Nueva Guatemala de la Asunción, 1898–1954. Economía Política, Crecimiento Urbano y Urbanización, Tomo I: 1898–1931. (VI Parte)

opinion

Fue esa ciudad la que se cayó el día de Nochebuena de 1917.

Le debo al asesor de la tesis doctoral, el doctor Juan de Dios González Anleo Grande de Castilla  (1931–2013) el consejo de ponerle vida a esa ciudad, que a sus ojos solo mostraba gente trabajando, tanto en  el país como en la capital y reproduciéndose. Me preguntó si en esa ciudad, la gente se divertía y si lo hacía cómo lo hacía. Indagó si habría corridas de toros o juegos de fútbol. Me preguntó cómo se desarrollaba la vida cultural de la Nueva Guatemala de la Asunción, entre los años mencionados. ¿Cuál sería el peso de las campanas en la vida cotidiana de la gente?, sus costumbres y sus tradiciones, tanto paganas como religiosas.

Para comenzar, claro que existía una plaza de toros –estuvo ubicada en lo que hoy conocemos como la Plaza Barrios hasta su destrucción con los terremotos de diciembre de 1917 y de enero de 1918– y que la visitaban toreros mexicanos y españoles. Uno de ellos, muy famoso fue Machaquito. Como la Huelga de Dolores, como tradición universitaria ya se había fundado desde 1898, para los años que renace, la primera vez, después de la larga dictadura de Estrada Cabrera, los muchachos de antes, basados en la música mexicana de  “La Norteña”,  componen la letra de “La Jorgeña”, en homenaje a un coronel de nombre Jorge Ubico Castañeda, que ya merodeaba los círculos del poder político. “Usa una charpa tan larga, el Jorgito de los tambores, que es la charpa que ha tornado la existencia más amarga para los conservadores. Jorge de charpa y de gala, es un émulo de Machaquito, que subido en una escoba se parece a Napoleón, ¡hay qué bonito¡ Unos dicen que Jorge es amargo, otros dicen que no es más que un largo, ya los cachos lo supieron cuando el cinco los fregó con su lanada. Y por eso murmura la gente que se quiere quedar en el poder, pero Chema que es más largo le contesta con desdén, ¡hay juer, hay juer! Naturalmente, que Chema es una clara referencia al General José María Orellana Pinto, entonces Presidente de la República (1921-1926), quien se había desempeñado como Jefe del Estado Mayor Presidencial de Estrada Cabrera. Según Carlos Navarrete Cáceres, está música fue publicada en el Periódico de la Huelga de Dolores, “El no nos tientes”, el  7 de abril de 1922. Cómo puede comprobarse, los eventos políticos generaban letras y músicas, con el ingenio satírico tan propio de los capitalinos y guatemaltecos en general.

Está claro que “La ciudad del Portal del Señor” funcionaba en mucho bajo el tañer de las campanas. Muchas de las tradiciones, costumbres y hasta la culinaria estaban marcadas por el calendario religioso y naturalmente católico, que establecía cada fiesta. Comenzando con las procesiones de la Semana Santa –ya destacaban La Candelaria, La Merced, Santo Domingo, La Recolección y El Calvario– que fueron suspendidas durante la Semana Santa trágica y sangrienta de abril de 1920, cuando el pueblo defenestró al sátrapa, Estrada Cabrera. La ciudad como escenario de guerra. Fue esa ciudad la que se cayó el día de Nochebuena de 1917, amaneciendo para la Navidad destruida.  No sería exagerando decir, que cada barrio tenía su iglesia principal y que las fiestas como el Corpus Christi, la Asunción de María, el mes de octubre dedicado a la Virgen del Rosario, etcétera eran seguidas por muchos de los capitalinos de la época.

Continuará…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
BAM realiza seminario de eficiencia energética

Banco Agromercantil organizó por segunda ocasión el seminario de Eficiencia Energética. El evento contó con el apoyo de kaWarna, una empresa experta en energía y desarrollo sostenible. El propósito de la actividad fue promover el uso responsable y sostenible de la energía en Guatemala.

noticia Néstor Ahumada Escritor invitado
La tecnología no es un fin, es un trampolín

La columna de la ugap

noticia Redacción / elPeriódico
Envenenan a perros callejeros en vía pública de San Sebastián, Huehuetenango


Más en esta sección

Sentencian a 120 años de cárcel a gurú de la secta de esclavas sexuales NXIVM

otras-noticias

Jefes de Twitter, Google y Facebook rinden cuentas a senadores de EEUU

otras-noticias

Europa, frente al dilema del confinamiento

otras-noticias

Publicidad