[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Monumentos en Xela

opinion

Un monumento perpetúa el recuerdo de una persona o hecho.

Don Jorge Valverde Peña, quien fungió como alcalde de Quetzaltenango a principios de la década de los noventa por muerte del titular, –el industrial Carlos Arriola–, editó un libro que hace una recopilación de los monumentos existentes en la Ciudad Altense, del que recojo los que me parecen más representativos de personajes y hechos históricos.

Como sabemos, un monumento es normalmente una escultura o grabado que tiene como propósito perpetuar el recuerdo de una persona o hecho memorable. De allí su importancia; de otra cuenta esa acción o situación puede olvidarse o, peor aún, desconocerse por las generaciones que, o no vivieron el hecho, o no saben del personaje y su acción.

Para conocer los monumentos de Quetzaltenango propongo un paseo imaginario, iniciándolo en la entrada al “Periférico a Salcajá”, en el que se encuentra el imponente monumento al Migrante, elaborado por el escultor Eduardo Sac Racancoj. Siguiendo la ruta, se llega a la entrada a Quetzaltenango, en cuya primera “rotonda” encontramos cuatro monumentos. El primero la réplica de lo que fue el Arco del Triunfo que conmemora la Revolución de 1897, obra diseñada por el arquitecto Alberto Porta (el mismo que construyó el Pasaje Enríquez). En la parte superior del Arco se encuentra el monumento al León, símbolo de fortaleza, obra esculpida por Acchile Borghi. Luego se llega al monumento a la Marimba, sobre cuyo teclado hay una bailarina indígena, obra del escultor quetzalteco Galleoti Torres. A su lado el busto del general Manuel Lisandro Barillas Bercián, presidente de la República (1886-1892). En un carril auxiliar de la Avenida Independencia de la zona 2 se encuentra el monumento al Soldado Desconocido, homenaje a los fallecidos durante la Revolución de 1897 contra el dictador general Reina Barrios.

Siguiendo el recorrido se llega al centro de la Ciudad, en cuyo Parque a Centroamérica hay varios monumentos. En la mitad del parque, el monumento a Justo Rufino Barrios, elaborado por el quetzalteco Rafael Yela Gunther. En un extremo del parque el busto al doctor Cirilo Flores, otro quetzalteco quien fuera Jefe de Estado del 6 de septiembre al 13 de octubre de 1826, año en que es linchado por una turba. En el otro extremo el busto a la también quetzalteca Elisa Molina de Stahl, (1918-1996), fundadora del Benemérito Comité Pro Ciegos y Sordos de Guatemala. Siguiendo este recorrido “virtual”, se sube por las 14 avenida de la zona 1 hasta llegar al Teatro Municipal, en donde hay varios bustos. Uno dedicado al poeta Alberto Velásquez, (1891-1968) esculpido por Galeotti Torres; otro del mismo autor al también poeta Osmundo Arriola (1886-1938). Completa el conjunto monumental el busto a la primera Reina Indígena Rosario de Paz de Mendizábal; y dos bellas esculturas dedicadas a la diosa Diana y a Cronos.

Un monumento especial se ubica frente al INVO (Instituto Normal para Varones de Occidente), que conmemora a los héroes inmolados el 2 de abril de 1840 por el brigadier Rafael Carrera. En ese monumento reposan los restos de Cirilo Flores, y los del general Agustín Guzmán (vicepresidente y jefe militar del Estado de los Altos). En el parque paralelo al INVO se encuentra una bella escultura dedicada a la Madre, obra del artista genovés Achile Canessa. Fue en ese lugar en el que fusilaron a don Juan Aparicio Mérida y al licenciado Sinforoso Aguilar, alcalde de la Ciudad, durante la Revolución de los Altos. Más adelante sobre la 15 avenida y 4a. calle de la zona 3 se llega al parque a Benito Juárez, en el que además de un bello quiosco se tiene un busto al “Benemérito de las Américas” don Benito Juárez. Recorriendo esa 4a. calle se encuentra el Templo a Minerva, diosa de la ciencia, arte y sabiduría, construido por órdenes del presidente licenciado Manuel Estrada Cabrera, quien celebraba las “Minervalias” como promoción para la educación y la cultura. Cercano, sobre la calzada Minerva y calle Rodolfo Robles se encuentra el monumento-homenaje al coronel e ingeniero Luis Aguilar Peláez; y sobre la misma calle, el busto del doctor Rodolfo Robles, médico que descubrió la oncocercosis.

En el denominado Barrio a Garibaldi hay un referente interesante, “el Tinajón”, un depósito de agua con forma de una tinaja de barro que surtía del líquido a ese barrio de la Ciudad. Una excelente escultura de Galeotti Torres es el de la Reina Isabel “La Católica” que se admira en el parquecito que lleva su nombre en la Colonia “El Rosario”, zona 3 de la Ciudad. Sobre la 29 avenida y Periférico, zona 3, se encuentra el imponente monumento al héroe Tecún Umán, también obra de Galeotti Torres.

En la salida hacia Almolonga se erige un obelisco conmemorativo a la abolición de “los mandamientos”, monumento construido por la sociedad El Adelanto en 1895. El monumento a Simón Bolívar, donado por la República de Venezuela, se ubica en el parque que lleva el nombre del “Hombre de América”.

En el Cementerio de Quetzaltenango hay una serie interesante de monumentos. Destaca el construido por la familia de don Delfino Sánchez, fundador de la Fábrica de Cantel y compañero de armas del general Justo Rufino Barrios. En el mismo cementerio se encuentra el monumental panteón del expresidente Manuel Estrada Cabrera, así como bellos panteones de destacadas familias. Una réplica de la Torre de Centroamérica, es el sitio en donde reposan los restos de don Roberto y Marcelo Molina y Mata, líderes del “Estado de los Altos”. Otros bustos, como el erigido al poeta Otto René Castillo (1936-1967) se pueden apreciar en diferentes sitios de la Ciudad de Quetzaltenango.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Ana Cosenza
Nana

La periodista y documentalista guatemalteca Ana Cosenza ha  realizado largos recorridos por el continente americano, Europa y Asia, a pie, en moto, en bicicleta, en tuc tuc, en velero, en cayuco… Su última aventura, sin embargo, ha sido cuidar una isla desierta cerca de Belice, desde donde ha vivido la pandemia acompañada de dos perros, un cerdo y algunas gallinas. De ahí tuvo que ser rescatada el pasado miércoles por la amenaza del huracán “Nana”. Vivió la tormenta a bordo de un barco centenario y aquí nos cuenta la experiencia.  

noticia Jacques Seidner
El rincón de Casandra

Parlacen: conveniente “punching bag”.

noticia AFP
Biden aventaja a Trump por 16 puntos, según una encuesta de CNN

El 52 por ciento de los encuestados dijo tener una impresión positiva de Biden, mientras que solo el 39 por ciento dijo lo mismo de Trump.



Más en esta sección

Chile celebra en grande la derogación de la Constitución de Pinochet

otras-noticias

Nacimiento de gorilla en peligro de extinción en zoológico

otras-noticias

Leopoldo López ante el reto sortear el síndrome del olvido

otras-noticias

Publicidad