[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

La mediocridad se hereda

opinion

El gobierno poco puede hacer por la debacle heredada de sus antecesores incapaces y corruptos, dejando una estela de vicios que no se erradican en 48 horas.              

Los cambios institucionales en un sistema estático como el nuestro son cosméticos sin tocar lo fundamental por impedirlo los intereses en juego. Sustituir un modelo agotado requiere la convergencia de una cadena de razonamientos y voluntad política para desarmar la estructura obsoleta con una metodología rigurosa a través de un proceso gradual y progresivo, siendo vital que el equipo responsable de ejecutarlo mantenga una dinámica inherente al proyecto que se implemente sin perder el control, alcanzando el objetivo y no terminar de víctima de lo que se considera una utopía. En una época donde la tecnología transforma el capitalismo del siglo XIX y XX y lo hace diferente, volviendo inoperante entre otras la política tradicional de pleno empleo, no se puede soplar y hacer botellas. Aquí ni se enteran. Por su naturaleza, la transición de un esquema a otro es complicada y da lugar a convulsiones sociales deliberadas o no que se deben prever y resolver, los cambios destruyen viejos privilegios y es normal la resistencia fanática y sus excesos, dándole el trato que establece la ley, ni más ni menos. La ventaja es que el pópulo quiere un cambio y lo apoya cansado de los abusos y del cinismo de la dirigencia pública y privada que no entiende ni atiende ese drama añejo, que elimina paulatinamente a la clase media y vuelve a los pobres más pobres. El gobierno poco puede hacer por la debacle heredada de sus antecesores incapaces y corruptos, dejando una estela de vicios que no se erradican en 48 horas. En todo caso, si no funcionan las políticas del pasado es inevitable asimilar la cultura democrática, económica y financiera de los países desarrollados, sustituyendo el statu quo perverso. El sistema vigente no permite al Presidente ir más allá de las buenas intenciones y no es suficiente para que la Guatemala profunda manoseada en los discursos, salga de la miseria. Lo prudente es evaluar la integración de un grupo de pensamiento con visión, que diseñe una política orientada a un cambio estructural viable.

Para salir del callejón sin salida la transformación del sistema es irreversible, sin olvidar el tema demográfico que rebasa el crecimiento económico, sin generar el aparato productivo la capacidad de atender la demanda de alimentos ni de empleo con seguridad económica para impulsar desarrollo y bienestar social sostenible. La coyuntura es propicia para una reforma integral. Los cambios substanciales solo se pueden implementar con presión internacional, y los Tratados de Libre Comercio –TLC– son los vehículos idóneos para hacerlo, ya que internamente es imposible lograr consenso por impedirlo la elite económica y financiera, con los políticos a su servicio. La modernización de la sociedad no consiste en tener un teléfono inteligente haciendo caso omiso de la existencia de los marginados, abandonados a su suerte a merced de los vientos cruzados de la desigualdad y de la injusticia que aquí genera el capitalismo salvaje, justificando el interés de la comunidad internacional por detener el deterioro social, consentido por la izquierda de cartón a la que le encanta el pisto y vivir del pasado sin trascender ni entender todavía, que la pobreza no se termina con rezar ni hablando paja. El cambio estructural hay que hacerlo a eggs y candelas, empezando por lo económico, financiero y político, dándoles a los que se oponen donde más les duele: En el bolsillo. Si no lo hacen, nos traga la ventolera del crimen organizado que está desplazando del poder a los necios que debilitan al Estado evadiendo impuestos, impidiendo que cumpla su deber de velar por la persona y la familia, realizando su fin supremo: El bien común. En este siglo es imposible alcanzar un ideal económico a expensas de la miseria humana, eso es historia. Remember.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Guatemala refuerza fronteras tras fuga de líder pandillero hondureño

Alexander Mendoza, cabecilla de la Mara Salvatrucha (MS-13), se fugó el jueves pasado cuando una veintena de pandilleros atacaron a elementos de seguridad en un juzgado.

noticia Raquel Miguel dpa
La fiesta de San Sebastián

La 66 edición del prestigioso festival cinematográfico encumbra el cine argentino y entrega la Concha de Oro a Isaki Lacuesta.

noticia Moisés Naím
La globalización de la polarización


Más en esta sección

FECI: Exministro de Comunicaciones tiene impedimento para salir del país

otras-noticias

Dos tigres se ensalzan en una feroz pelea delante de un grupo de aficionados a la fotografía

otras-noticias

Este hombre desafía las probabilidades y se presenta a Ninja Warrior después de una lesión cerebral

otras-noticias

Publicidad