[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Políticas de resarcimiento

opinion

La reparación no es un hecho únicamente económico.

Para la Guatemala, esa que no se conmueve por la vida sino por lo económico, hablar de resarcimiento, especialmente cuando son pueblos indígenas se convierte en un escándalo. Este es el caso de las reparaciones para las señoras de Sepur Zarco, quienes exigen que el Estado y los culpables sean responsables de las muertes de sus niños y niñas, y esposos, así como de las torturas, servidumbre y violaciones sexuales sistemáticas a las que fueron sometidas.

El rechazo visceral a reparaciones tiene diferentes explicaciones. Por un lado, un sector ultraconservador y racista, que actúa con odio, formulando exageradas e irracionales conjeturas, dominadas por caprichos, imaginación e inventos. Este sector produce una versión fantasiosa de hechos históricos, en la cual el concepto de “comunismo” se mezcla con el racismo agudo que les hace hacer ver a pueblos indígenas y activistas de derechos humanos como enemigos.

Por el otro lado, derivado de la cultura de silencio e impunidad impulsada por el Estado con la Firma de la Paz, existe ignorancia respecto al tema de reparaciones y se critica lo que no se conoce ni se entiende.

En efecto, los procesos de reparación por crímenes contra la humanidad son variados y dependen del contexto en el que viven o sobreviven las comunidades o personas afectadas.

Uno de los errores en Guatemala es pensar en reparación como un hecho únicamente económico cuando las medidas de resarcimiento incluyen la dignificación de las víctimas, restitución material, resarcimiento cultural, ayuda psicosocial entre otras. Y de la ignorancia se aprovecha el Estado, en el caso de las señoras de Sepur Zarco, por ejemplo, la construcción de un centro de salud, infraestructura en las escuelas, instalación de un instituto de educación básica. Servicios elementales para las comunidades aledañas no son reparaciones, estas son obligaciones de todo Estado. Además, se determinó que el Ministerio de la Defensa debe incluir en su formación, cursos de derechos humanos y legislación sobre prevención de violencia contra la mujer.

Para los que preguntan ¿por qué son necesarias las reparaciones? Bueno, porque el Ministerio de la Defensa es el que hoy minimiza la violación de una estudiante de 14 años en el Instituto Adolfo V. Hall de Retalhuleu.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Óscar F. Herrera oherrera@elperiodico.com.gt
Caso Siekavizza: Gálvez deberá repetir apertura a juicio contra sindicados

CC declara con lugar apelación interpuesta por Roberto Barreda por considerar que fueron violentados sus derechos.

noticia Estuardo Artiga
Telefónica-Movistar lanza una atractiva promoción

En el edificio de Telefónica-Movistar se llevó a cabo la presentación de la promoción “Movistar multiplica tu suerte todos los días”; dirigida a sus clientes prepago y pospago y que les permitirá participar durante 40 días en un sorteo diario de diez Smartphones, un premio de Q10 mil en efectivo y una moto Yamaha, así como un premio extraordinario de Q100 mil al final de la promoción, la cual culmina el 31 de julio.

noticia Claudia Méndez Villaseñor
Médicos piden renuncia del Ministro de Salud

La noticia de la circular 015-2015 enviada por el ministro Mariano Rayo al director el hospital Roosevelt, Carlos Soto, el 25 de noviembre, no cayó en gracia al pleno de la Asamblea de ese centro asistencial.



Más en esta sección

La de los Cempasúchil

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Real Madrid, a recuperar el terreno perdido

otras-noticias

Publicidad