[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

No solicité al presidente Morales ser magistrado

opinion

No tiene derecho a echar mano de mi nombre.

En recientes declaraciones a la prensa, el presidente Jimmy Morales expresó que me había “descartado” como candidato a magistrado de la Corte de Constitucionalidad (CC), extremo que me sorprendió, porque en ningún momento le solicité al gobernante que me nombrara como magistrado, ni tampoco sometí a su consideración mi currículo ni las constancias de mi calidad y ejecutoria profesionales.

Por otro lado, el presidente Morales jamás me preguntó sobre si yo aspiraba a ser magistrado de la CC, ni me pidió que participara y me acreditara formalmente como candidato a dicho cargo dentro del espacio de selección que le corresponde al Organismo Ejecutivo. Tampoco hubo una convocatoria pública al efecto.

No obstante, en la prensa se divulgó varias veces que en el gobierno se me mencionaba como una opción. Distintos medios de comunicación me interrogaron sobre estas menciones y yo les dije claramente que no sabía nada al respecto, lo que era cierto.

Por supuesto, estas alusiones mediáticas dieron pie a que algunas personas bondadosas me expresaran su apoyo y complacencia en relación a que yo pudiera integrar el tribunal de lo constitucional, actitudes generosas que agradezco sinceramente. Asimismo, varios amigos y conocidos han sugerido que yo podría ser una posibilidad, por lo cual también manifiesto mi gratitud.

En todo caso, he sostenido en distintas columnas de opinión que el procedimiento de selección de magistrados de la CC debe ser riguroso, competitivo y público. Por tanto, no habría aceptado participar en un proceso de selección de magistrados sin transparencia y alejado del correspondiente control ciudadano.

Por consiguiente, si no me presenté como candidato a magistrado de la CC ni fui evaluado objetivamente con base en mis méritos, no entiendo por qué el presidente Morales dice que me descartó, lo que supone que me rechazó. Sin duda, un rechazo de parte de alguien solo puede ocurrir cuando una persona pide algo o, en su caso, si se presenta como candidato a ocupar un cargo, con base en razones válidas, por supuesto. Sin embargo, yo no le he pedido nada al gobernante, no he optado al cargo de magistrado de la CC ni me he sometido voluntariamente a su escrutinio, por lo que no se justifica tal exclusión.

Señor presidente Morales, a usted y sus ministros les corresponde designar como magistrados de la CC a quienes ustedes juzguen idóneos. Sin embargo, esto no le da derecho a echar mano de mi nombre, concretamente para hacer creer a la opinión pública que usted seleccionó a otro (u otros) y no a mí, en un supuesto contexto de participación voluntaria de mi parte, de imparcialidad y de selección por oposición, sin que en verdad esto haya ocurrido.

Al respecto, traigo a colación la pertinente frase del expresidente de México, Benito Juárez: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia César Vásquez Becker / DPI 2557 81644 0101
Arbeit macht frei
noticia Gonzalo Marroquín Godoy / Enfoque
Sandra Jovel… soberbia a flor de piel

Para ser considerada una persona soberbia hay que reunir, al menos, dos condiciones: a) ser altivo y; b) menospreciar a los demás.

noticia P. Guerra
“El toro por la espalda”

En México un toro atacó por la espalda a un hombre. Este se encuentra internado y su
estado de salud es delicado.



Más en esta sección

Mingob crea instancia para casos de ataques contra defensores de derechos humanos

otras-noticias

Chile celebra en grande la derogación de la Constitución de Pinochet

otras-noticias

Nacimiento de gorilla en peligro de extinción en zoológico

otras-noticias

Publicidad