[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Ni funcionario, ni empleado público

opinion

(Claro, lógico, crónico, complicado, complejo y entendible por el más ignorante…).

Hablamos de Guatemala, un país rico naturalmente, envidiado por su clima tropical, agradable y sin extremos como la “ Eterna primavera”. Sus microclimas en cortas distancias, su tierra fértil y posición geográfica, lo hacen un paraíso para la agricultura y la vida en general.

Una cultura de sus antepasados Mayas guardan una mística especial de un legado y pasado histórico. Hace muchos años de la Independencia del país tras vivir una conquista por los colonizadores españoles y del Viejo Continente. Terratenientes y personajes de culturas “más avanzadas” se fueron apoderando de las tierras y ejerciendo su poder, relegando y dominando así a los originarios pobladores de las tierras.

La sociedad se fue formando y acomodando con un grupo muy pequeño de poder que se apoderó de la dirigencia del país, a nivel sociopolítico y económico. Las grandes mayorías de origen indígena Maya, se fueron mezclando y se formaron las clases sociales, en donde predominaban los indígenas, luego los mestizos o criollos originarios de la mezcla, y de donde provienen los que forman la clase que está en mandos medios de la clase trabajadora empresarial, y una mínima de raza blanca que llegaron del Viejo Continente.

Así empezaron algunos de los poderosos, en su imperfección y condición de superioridad por su poder y riqueza a aprovecharse, explotando al débil en el trabajo para su beneficio y creando un resentimiento en las mayorías. Empieza una guerra de conflicto social que se degenera por el aprovechamiento de potencias extranjeras con ideologías extremo socialistas.

Todo se tergiversa a raíz de una explotación injusta y el aprovechamiento del poder autoritario y totalitario de algunos terratenientes que poseían gran poder y dominaban la economía. Las mayorías explotadas, bajo el apoyo de poderes interesados de ideologías extremo socialistas ven su gran negocio y de allí son protegidos y mal asesorados, con el objetivo principal de crear conflicto social para esconder intereses políticos e ideológicos. La clase política empieza a trabajar por intereses partidistas y se crean leyes para operar un sistema corrupto por principio.

Nacen los sindicatos, que se vuelven terroristas y se van al otro extremo con el afán de venganza y revancha. Así las potencias socialistas como la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) en su momento y Cuba, invierten en el ejército subversivo para imponer el comunismo en Guatemala.

El poder económico, el Estado y las Fuerzas Armadas del Ejército luchan y defienden la libertad, soberanía e independencia del país. Después de 36 años de guerra se firma una paz falsa, políticamente correcta establecida por intereses particulares. En esa revuelta manejada por intereses políticos y partidistas se fortalece una clase política mayormente autoritaria y prepotente con una mezcla de resentimiento y ansias de poder y riqueza fáciles que se enraíza en el Estado, mezclándose con el crimen organizado y negocios ilícitos. El sistema está hecho para burlar la ley y blinda una operación corrupta de malas prácticas.

En esta situación en donde el Estado no vela por las prioridades y necesidades de la Nación, sino por sus propios intereses políticos de los de turno, la pobreza se incrementa. Al incrementarse la pobreza, se incrementan la violencia y delincuencia. El conflicto social se mantiene latente y no existe un desarrollo como país, porque al aparato del Estado no le conviene ni interesa que se fortalezca el Estado de Derecho y la certeza jurídica que son la base de una plataforma operativa en el Estado para el desarrollo del país.

Mucho menos les interesa brindar servicios dignos en educación, salud y seguridad, ni tampoco incentivar la inversión para infraestructura, generación de oportunidades de trabajo ni nada que no genere un gran negocio particular entre las partes. ¿Cómo se pretende que no exista pobreza la cual genera la violencia, que no existan asesinatos, robos y todo tipo de crímenes si en el Estado están los peores criminales? Es un problema fácil de entender, pero no así de solucionar…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Asistente de Barquín pagará Q30 mil al Estado por lavado de dinero
noticia
Video: La tierna reacción de un perro ante el regaño de su dueño
noticia Fernando González Davison
Optimismo aún en la niebla

Debemos ser parte de esa transformación que está ocurriendo frente a nuestros ojos..

 



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

360º a vuelo de pájaro

otras-noticias

Guatemala se acerca a los 104 mil casos positivos de COVID-19

otras-noticias

Publicidad