[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Adrenalina

opinion

Las mejores historias de vida inician invariablemente con una cuota de momentos inesperados.

Para quienes tienen a bien seguir esta columna, les resultará familiar la profunda admiración que tengo por Nathan Williams y Georgia Frances King, ambos fundadores y editores de la publicación trimestral Kinfolk. Williams y King junto a su equipo de colaboradores, han avanzado ideas que logran retar la forma cómo muchas personas perciben su propia existencia. A ojos de ellos, la vida se vive plenamente cuando se hace de forma pura, es decir, en plena conciencia de lo que se hace y sin apuros. El mejor ejemplo de cómo hacerlo viene de ellos mismos, su modelo de vida es, sin duda, un patrón al que muchos debiéramos aspirar.

Hace poco leía el volumen 19, que recién fue publicado. Este número se titula la edición de adrenalina. Y es que en ella el equipo editorial de Kinfolk intenta abordar el tema de cómo agregar actividades cargadas de emoción y cómo esto, a su vez, mejora sustancialmente la calidad de nuestra existencia.

Si queremos inyectar algo de euforia en nuestro espacio, si aspiramos a vivir nuestra vida en lugar de simplemente verla pasar, nuestros días no deben ser siempre seguros ni forzados: las mejores historias de vida inician invariablemente con una cuota de momentos inesperados y, estas experiencias regularmente provienen de la decisión de violentar a nuestras comodidades.

Desencajar nuestras comodidades y, además,  confrontar temores resulta generalmente en un existencia más plena.

Acostar la moto en una curva un poco más allá de lo que nos complace, proponernos una aventura inimaginable, plantearnos una meta de proporciones gigantes, o empezar una nueva ruta profesional, todo puede agregar vivencias penetrantes que permitan renovar nuestro existir.

La adrenalina incrementa la frecuencia cardiaca, contrae los vasos sanguíneos y dilata los conductos de aire y participa en la reacción de lucha o huida del sistema nervioso y, aunque, nuestras batallas principales hoy en día ya no son con mamíferos gigantes, nuestros cuerpos al producir adrenalina nos ayudan a mantener la calma en tiempos de alta tensión. Así que el beneficio de exponernos a situaciones intensas pareciera tener beneficios en doble porción.

Ya sea a través de envigorizar o innovar, introducir aunque sea pequeñas dosis de adrenalina en nuestra rutina de existencia puede fácilmente introducir esas chispas de energía que tanto valor proveen a nuestra vida.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Isela Espinoza / elPeriódico
BAM crea alianzas para apoyar a emprendedores

Open Innovation Guatemala busca convertirse en una plataforma estratégica para el fortalecimiento de las empresas emergentes.

noticia Enrique García elPeriódico
TSE quiere reducir número de diputados y aumento de presupuesto

Magistrados presentan proyecto de reforma luego que la comisión legislativa ofrece dictamen a otra iniciativa.

noticia
Música y letra

Por Sergio Ramírez



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

Las de la paciencia

otras-noticias

El obstáculo en la negociación de las Cortes

otras-noticias

Publicidad