[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Costa Rica enarbola la Integración Centroamericana

opinion

Guatemala y México contribuyeron a buscarle una salida gradual a los migrantes cubanos que por grupos los han ido movilizando hacia los Estados Unidos.

El presidente de la hermana República de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, a quien me referí en el artículo, Académicos al poder político, publicado en este espacio el 23 de mayo de 2014, se vio a mediados de noviembre del año pasado en una inesperada e incómoda encrucijada política, diplomática y humanitaria, al bloquearse militarmente sin previo aviso la frontera nicaragüense al flujo de migrantes cubanos que legalmente iniciaban su recorrido desde el Ecuador, transitando por Colombia luego por Panamá, pasando anteriormente sin mayor problema por Costa Rica, siguiendo la ruta por Nicaragua, El Salvador, Guatemala y México con destino final a los Estados Unidos de América.

La denuncia de Costa Rica a nivel internacional sobre la situación de los migrantes cubanos, que ante el efecto de contención fronteriza ascendieron a varios miles, sirvió de antesala a las conversaciones bianuales entre Cuba y los Estados Unidos, en que discutieron los complejos y recurrentes asuntos migratorios, las cuales tuvieron lugar en Washington D.C. el 1 de diciembre, dos semanas después de esta crisis en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua.

Me parece que se logró el objetivo deseado: elevar y extender la discusión a nivel regional de la cuestionada ley de Ajuste Cubano (en inglés, Cuban Adjustment Act) vigente desde 1966, que ha favorecido por 50 años la regularización de los migrantes cubanos a su entrada a los Estados Unidos, contrario a las políticas migratorias, que podría afirmarse que son discriminatorias en función de la referida Ley, hacia los migrantes de México, de Centroamérica y de otros países, que en adición se enfrentan a un muro fronterizo de contención.

El gobierno de Costa Rica no solo se percató de ello al plantear su situación en el Sistema de la Integración Centroamericana, SICA, sino que no encontró en un momento dado la receptividad que esperaba de algunos países miembros a buscarle una solución común y solidaria a la situación de los migrantes cubanos.

El presidente Solís ante ello tomó la decisión el 18 de diciembre de retirar a su país de las instancias políticas del SICA. Esta decisión quizá parecía en un principio un tanto extrema, pero a la luz de la seriedad y la gravedad de la situación los países miembros del SICA dentro de los cuales se incluye a Guatemala contribuyeron con la cooperación de México a buscarle una salida gradual a los migrantes cubanos que por grupos los han ido movilizando hacia los Estados Unidos.

Pero más allá de ello el presidente de Costa Rica por paradójico que parezca ahora enarbola la Integración Centroamericana. Ha adoptado una posición extraordinaria, que es bienvenida. La visita de Estado, el programa de la agenda y los mensajes que realizó recientemente en Guatemala fue una muestra de ello. El discurso que pronunció en la Universidad de San Carlos, que estoy seguro ha sido leído detenidamente en las cancillerías de cada uno de los países de la región, es un referente y un buen punto de partida de lo que podría ser un proceso sistemático de reflexión del cual, si hubiera voluntad política del más alto nivel, podrían derivarse propuestas estratégicas de fortalecimiento del SICA. Por supuesto, que prevalen desafíos para cualquier iniciativa de esta naturaleza.

Sin embargo, Centroamérica ha pasado por momentos aún más difíciles y complejos como los de la década de los años ochenta en que las negociaciones político diplomáticas en las que Guatemala estuvo activa evitaron una guerra generalizada en la región. En las actuales circunstancias, Guatemala ante la iniciativa oportuna de Costa Rica podría formular en función de ello una política exterior proactiva, creativa y equilibrada que contribuya a la armonía y a la convergencia de intereses y objetivos comunes fundamentada en la importancia y en la urgencia de revitalizar la Integración Centroamericana.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Gourmet
noticia Jorge Rivera del Águila / DPI 1770 67772 0101
El COVID-19, ¿castigo de Dios?
noticia AFP
Instagram revela nueva opción de video compartido para aliviar el aislamiento


Más en esta sección

Real Madrid, a recuperar el terreno perdido

otras-noticias

Joe Biden supera en 10 puntos a Donald Trump

otras-noticias

360° a vuelo de pájaro

otras-noticias

Publicidad