[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Terrorismo contra Daniel Pascual

opinion

Entelequia golpea libre expresión.

Es este un país extraño, sus habitantes podemos dar fe de ello. Aquí la democracia es artificio de merolicos, la injusticia galopa rampante, los herederos de la tierra no pueden hacer uso de ella, se les llama usurpadores y usurpadores agravados. Aquí a los idiomas mayoritarios, se les llama dialectos y no son “oficiales” –hasta hace muy poco– se hablaban casi a escondidas. Aquí los que siembran y cosechan alimentos, pasan hambres. Así de bizarro es este país. Aunque usted no lo crea y le parezca grotesco y ofensivo, sobrevive –políticamente– un confeso incitador del odio, la violencia represiva y la discriminación, fue calificado como tal en resolución del Ombudsman. Es un personaje de ficción: los círculos del averno podrán dar cuenta del origen de sus continuos desvaríos. Se trata de uno de los renglones torcidos de Dios. Y sin embargo…

Goza aún de la simpatía de togados, adictos al conservadurismo, aquellos que convenientemente olvidan que tanto la ley como su aplicación surgen y cobran vida en un entorno específico, en una realidad concreta, en donde además de la acción punitiva del Estado existen otros derechos: a vida digna, libre expresión, igualdad ante la ley. El inalienable derecho a denunciar la injusticia, a luchar contra los sátrapas y sus lacayos. No obstante los jueces de lo oscuro; fallan: y siempre lo hacen en favor de los poderes terrenales. Así –ahora– cuando el Sistema de Justicia logra sus primeros reconocimientos sociales, cuando con esfuerzo se aleja de sus viejas servidumbres al poder. Cuando una generación de jueces probos se abre paso en el vendaval de la vieja “justicia” corrupta. Sobreviven aquellos de interpretación conservadora y pétrea que condenan la lucha social. Este es el caso de Daniel Pascual, uno de los dirigentes sociales contemporáneos, con mayor incidencia en la construcción democrática de este país. Sin embargo, para estupor social y político. Así sin más una jurisconsulta confunde las tareas de denuncia de la injusticia y el crimen con difamación y calumnia.

Es este un caso paradigmático –terrorismo contra dignidad– se trata de una verdadera prueba ácida sobre el avance o el retroceso de la democracia en este país. Denunciar la injusticia merece reconocimiento, Daniel Pascual y el Comité de Unidad Campesina, han hecho lo correcto. La historia es así: pronto los recintos oscuros de la justicia terminarán por aclararse. Es la hora de los pueblos y sus dirigentes. En contrario corruptos y secuaces van marchado a prisión, opresores y violentos al cementerio de la historia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Geldi Muñoz Palala elPeriódico
SAT reporta hallazgo de armas en contenedores de encomiendas

Autoridades investigan casos para determinar si se trata de alguna estructura criminal que adquiera armas ilegales por esta vía.

noticia Richard Aitkenhead Castillo
El tipo de cambio, una problemática que se acrecienta

No podemos seguir por más tiempo sin actuar.

 

noticia
Golpiza a supuestos ladrones de buses

Sucedió esta mañana frente al CC El Naranjo



Más en esta sección

Salud reporta baja en pruebas para detectar COVID-19

otras-noticias

Elektra Guatemala celebra sus 23 años creando momentos felices

otras-noticias

Nestlé Guatemala inaugura su centro de distribución más grande de la región

otras-noticias

Publicidad