[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

La batalla de Tecún Umán

opinion

Según lo relata el Título de la casa Ixquin-Nehaib, señora del territorio de Otzoyá.

Cuenta la tradición histórica que el legendario héroe indígena Tecún Umán murió en batalla en los Llanos del Pinal, Quetzaltenango, en febrero del año de 1524. A continuación hago una breve relación de cómo era este poblado en la época, y de la forma en que aconteció la efemérides.

La antigua Culajá, habitada por los mames, se situaba en lo que hoy conocemos como el barrio de la Transfiguración en Quetzaltenango. El sitio se ubica en las faldas del cerro El Baúl, y de lo que fue el antiguo volcán Lajuj Noj (hoy conocido como Cerro Quemado). De esos dos promontorios descendían escorrentías de agua, y seguramente por ello los mames la conocían como Culajá, que en la lengua aborigen significa “garganta de agua”.

Poco antes de la llegada de los españoles a la región, los K’ichés (de origen Tolteca-mexicano), invadieron la región obligando a los mames a abandonar el sitio, nombrando desde entonces a la antigua Culajá como Xe Lajuj Noj (hoy Xelajú). De manera que eran k’ichés, cuya capital política se situaba en Gumarcaah, quienes defendieron el territorio intentando frenar el avance de las huestes castellanas.

Por su parte, el capitán Pedro de Alvarado, lugarteniente de Hernán Cortés, comandó un Ejército que enfrentó a los indígenas; la primera de las batallas se dio en Xetulul (o Zapotitlán), la segunda en los Llanos del Pinal; y la tercera y decisoria en el Llano de Urbina. El primer sitio se encuentra en Retalhuleu; el segundo en el municipio de Quetzaltenango, y el tercero en el municipio de Salcajá.

La segunda batalla, la librada en los Llanos del Pinal, la relata la crónica indígena “Título de la casa Ixquin-Nehaib, señora del territorio de Otzoyá”; también documentada por el mismo Alvarado y por Bernal Díaz del Castillo. En el título de Otzoyá se relata que Alvarado llegó al pueblo de Xetulul (que los mexicanos llamaron Zapotitlán), permaneciendo allí por tres meses conquistando “toda esa costa”. Al cabo de ese tiempo los indígenas despacharon correo a varios sitios, entre ellos Gumarcaah, capital del reino K’iché, “avisándoles que venían ya los españoles a conquistarlos, para que se apreviniesen y estuviesen armados”. Luego “el rey de Chi Gumarcaah despachó a un gran capitán, llamándose Tecum, nieto de Quicab, quien traía mucha gente, que eran por todos diez mil indios, todos con sus arcos y flechas, hondas, lanzas y otras armas con que venían armados”. “Y el capitán Tecum, antes de salir de su pueblo mostró su valor y su ánimo y luego se puso alas con que volaba y por los dos brazos y piernas venía lleno de plumería y traía puesta una corona… El capitán volaba como águila, era gran principal y gran nagual”.

En la descripción que se hace de la batalla final entre Tecum y Pedro de Alvarado, esta la describe así el mencionado Título de la casa Ixquin Nehaib: “y luego el capitán Tecum alzó el vuelo, que venía hecho águila, lleno de plumas que nacían de sí mismo, no eran postizas; traía coronas puestas de oro y perlas y diamantes. El capitán Tecum venía de intento a matar al Tunatiú que venía a caballo y le dio al caballo para darle al Adelantado y le quitó la cabeza al caballo con una lanza. Como vio que el Adelantado no murió, sino el caballo, tornó a alzar el vuelo para arriba para desde allí venir a matar al Adelantado. Entonces el Adelantado lo aguardó con su lanza y lo atravesó por el medio a este capitán Tecum”. Relata más adelante el Título: “y como vio el Adelantado que era muy galán este indio, lo estuvo mirando muy despacio. Venía lleno de quetzales y plumas muy lindas, que por esto le quedó el nombre a este pueblo de Quetzaltenango, porque aquí es donde sucedió la muerte de este capitán Tecum”. Sigue relatando que “luego persiguieron a los guerreros indígenas hasta darles alcance y a todos mataron; eran tantos que se hizo un río de sangre en el “Olintepeque”, por eso le quedo el nombre de Quiquel (que en k’iché significa sangre). De allí el nombre del actual río Xequijel (teñido de sangre).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jaime Moreno elPeriódico
Luis Díaz repasa su obra

En el Centro Histórico se expone una muestra retrospectiva con la obra de Luis Díaz. Es una revisión a varias décadas de trabajo comprometido con la realidad de Guatemala.

noticia Luisa Paredes
CC declaró sin lugar acción de inconstitucionalidad de la ley Electoral

La Cámara de Periodismo buscaba dejar sin vigencia artículos  relacionados a la campaña anticipada por considerar que violaban la libre emisión del pensamiento.

noticia Investigación investigacion@elperiodico.com.gt
Hayron Borrayo condenado a ocho años de prisión por narcotráfico

Justicia estadounidense decidió recluir en prisión a Borrayo hasta agosto de 2023, al hallarlo culpable de conspirar para enviar cientos de toneladas de cocaína a esa nación del norte.



Más en esta sección

Salud reporta baja en pruebas para detectar COVID-19

otras-noticias

Elektra Guatemala celebra sus 23 años creando momentos felices

otras-noticias

Nestlé Guatemala inaugura su centro de distribución más grande de la región

otras-noticias

Publicidad