[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Paradójicas paradojas

opinion

Por estos días unos se rasgan las vestiduras en nombre de la soberanía.

Nuestra conservadora sociedad se comporta muchas veces como los protagonistas de Cien años de soledad y causa estupor tanta incoherencia que a diario podemos evidenciar en nuestras elites y formadores de opinión.

Como muestra, tenemos los ataques de nacionalismo que algunos sufren cuando la comunidad internacional afecta algún tipo de interés propio, sin embargo; si se ataca a nuestra competencia, entonces se es un entusiasta de la ayuda internacional.

Por ejemplo, cuando la CICIG aprehendió a Alfonso Portillo, todo mundo aplaudió al comisionado Castresana. En este tiempo, Iván Velásquez efectúa sendas capturas por la millonaria evasión de una empresa acerera, entonces se invoca la presunción de inocencia, lanzándose sapos y culebras contra la Comisión.

Lo mismo ocurre con abogados que se proclaman campeones de la libertad y terminan defendiendo privilegios e intereses a costa de toda la población. Las universidades que promueven la libertad económica, muchas veces son financiadas por monopolios que se mantienen a la usanza del estalinismo más puro, con proteccionismos que parecieron establecidos por el mismísimo Colbert.

Al entrar la liberación en el 54, la elite aplaudió la intervención extranjera en una operación negra patrocinada por los gringos, luego, el presidente Ydígoras prestó nuestro territorio para entrenar a los cubanos que desembarcarían en la bahía de Cochinos.

Cuando el gobierno de Castro apoyó el movimiento guerrillero guatemalteco, se atacó de forma virulenta esa intervención extranjera en el país.

Similar fue con el gobierno de Berger, que fue a solicitar el apoyo de la comunidad internacional en la lucha contra la impunidad; la CICIG fue esa respuesta para que alguien de una vez por todas, hiciera el trabajo que nunca nuestros órganos del Estado fueron capaces de realizar. Por estos días unos se rasgan las vestiduras en nombre de la soberanía.

Invocando ese conveniente nacionalismo, el presidente Pérez buscó no renovar el mandato de la Comisión, pese a la solicitud directa de Thomas Shanon; una acción que le costó la presidencia y a Manuel Baldizón las elecciones. El destape de “La Línea” fue aplaudido hasta que apareció la figura de Luis Mendizábal, un personaje incómodo y comprometedor para algunos poderosos del país.

Ahora que el Ministerio Público enjuicia a encopetados, la CICIG empieza a tornarse menos simpática y el nacionalismo tropical de guate brota en los corazones cívicos de los afectados. De igual manera, el juicio a militares por violaciones a los derechos humanos es una asignatura que tarde o temprano debía ser asumida por el Estado, de lo contrario podría repetirse en un futuro; hoy los señalamientos de intervención extranjera empiezan a surgir y ahora se culpa a los mismos gringos de las masacres efectuadas por guatemaltecos contra guatemaltecos.

En los sesentas y setentas, nunca se denunció la intervención extranjera cuando se impuso la doctrina nacional de seguridad por parte de los gobiernos norteamericanos, Guatemala aceptó jugar como peón en la Guerra Fría y si pusimos los muertos, también fueron guatemaltecos los victimarios. Se denuncia al embajador de Estados Unidos porque apoya a una organización que está tocando intereses del establishment, pero si en vez de ello, pidiera un ataque aéreo contra las comunidades que se oponen a la minería, quizá se le llamaría elegante caballero de color y se le condecoraría por adelantado con la Orden del Quetzal en grado de Gran-Megacollar. Así es aquí la cosa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Cindy Espina
Parlacen deja en “impasse” juramentación de los Martinelli

El abogado defensor de los hijos del ex presidente de Panamá, ha interpuesto una serie de acciones que han impedido la realización de la audiencia para iniciar el proceso de extradición de Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares.

noticia Lionel Toriello
Aunque la noche sea oscura, viene el amanecer…

En Guatemala, el sistema les brindó “en bandeja de plata” un poco usual pero sumamente efectivo instrumento: la CICIG.

noticia sputnik
Usan rayos X para estudiar embriones de dinosaurios


Más en esta sección

Zeta se fortalece a huracán y tocará tierra en Luisiana el miércoles

otras-noticias

Red ciudadana presenta hallazgos de fiscalización de recursos para la pandemia

otras-noticias

Condenan a más de 60 años a dos hombres por el femicidio de una menor

otras-noticias

Publicidad