[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Lo que resiste, apoya

opinion

Mientras el papa criticaba la corrupción, la violencia, la desigualdad, la pobreza y la marginación, la elite política y económica aplaudía a rabiar las palabras del pontífice.

“Lo que resiste, apoya” es una de las célebres frases del político e intelectual mexicano Jesús Reyes Heroles. Don Jesús –como se le conoce– fue un agudo observador del sistema político mexicano, Secretario de Gobernación, director de la empresa petrolera y autor de la Reforma política de 1977. Sin duda, Reyes Heroles fue alguien que conoció a fondo, desde dentro y desde fuera, el extraordinariamente robusto y exitoso “sistema político mexicano”.

Esta frase suya nos indica que la tarea de los críticos, analistas y quienes se oponen al “sistema” permite, paradójicamente, legitimarlo, al proyectar la imagen de un gobierno democrático y respetuoso de las posturas contrarias. Otra posible interpretación se refiere al “uso inteligente” que el gobierno de turno puede hacer de la fuerza de sus opositores. Nada más cierto se observó con la reciente visita a México del papa Francisco, un hombre que alentó enormes expectativas por su posición crítica y su habitual lenguaje contestatario. Sin embargo, su visita parece haber terminado en tan solo “el parto de los montes”.

Mientras el papa criticaba la corrupción, la violencia, la desigualdad, la pobreza y la marginación –dramas evidentes de la realidad mexicana– la elite política y económica aplaudía a rabiar las palabras del pontífice. Una caricatura publicada el pasado miércoles en un periódico nacional retrataba de cuerpo entero este fenómeno: un numeroso grupo de individuos –políticos y oligarcas caricaturizados– dialogan detrás del papa y uno le dice a otro: “Como insista con sus duras palabras, le vamos a responder con un duro aplauso”.

De hecho, la capacidad del “sistema” de cooptar y aprovechar a sus críticos y opositores es legendaria.

Tras dieciocho años de guerra civil e inestabilidad política (1911-1929), se forja el pacto que da origen al sistema político mexicano actual. La llamada “familia revolucionaria” acordó las reglas básicas de una convivencia más o menos pacífica. Para entonces, los caudillos militares habían envejecido, se encontraban cansados de pelear constantemente y de matarse unos a otros. Madero, Zapata, Carranza, Villa y Obregón, además de un sinfín de personajes menores, habían sido asesinados por sus propios amigos o enemigos. En 1928, asesinado el “hombre fuerte,” el presidente electo Álvaro Obregón, la mesa estaba puesta para que un astuto sonorense, Plutarco Elías Calles, convocara a “todos los que habían hecho la Revolución” a construir un sistema que les permitiera, de allí en adelante, repartirse pacíficamente el botín que era y sigue siendo México. De ese pacto fundacional nació el mecanismo autoritario y totalizador que a ochenta y siete años de distancia se llama hoy “Pacto por México”, en el que el PRI, el PAN y el PRD –junto a otros seis partidos muy menores– aseguran que nadie, absolutamente nadie, ni siquiera el papa Francisco, pueda cambiar las cosas de fondo, las tradiciones inveteradas de la impunidad y las complicidades, de un país que duerme y sueña tranquilamente, mientras su realidad parece estarse descomponiendo día tras día.

Hay pocos lugares donde la leyenda de los lotófagos resulte más apropiada que en México. Parecería que los mexicanos se alimentan de esa legendaria planta, que hizo que Odiseo y los hombres que se aficionaron a ella se olvidaran de su patria. Al final de la historia, Odiseo consiguió que los nuevos comedores de loto regresaran a las naves para seguir rumbo a Ítaca. En cambio, da la impresión de que Francisco no ha sido para México un nuevo Odiseo. ¡Lástima! Los mexicanos deberían despertar y recordar su destino.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia DPA
El hielo marino antártico es clave para destara glaciaciones globales
noticia EDITORIAL
¿Abolición de la pena de muerte?
noticia María Elena Schlesinger
Las señoritas

SOBREMESA



Más en esta sección

Mingob crea instancia para casos de ataques contra defensores de derechos humanos

otras-noticias

Chile celebra en grande la derogación de la Constitución de Pinochet

otras-noticias

Nacimiento de gorilla en peligro de extinción en zoológico

otras-noticias

Publicidad