[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

El rincón de Casandra

opinion

De la importancia de una puntuación correcta.

* A continuación algunos ejemplos de anuncios y advertencias curiosamente ambiguos recopilados durante largos y variados viajes por propios y extraños.

– En un bar de Noruega: “Se ruega a las señoras no tener sus niños en el bar”.

– En una carretera en la India: “Inundaciones: Tómese nota que al estar este cartelón bajo el agua, esta carretera será intransitable.

– En el zoológico de Budapest. “Estrictamente prohibido alimentar a los animales. Si le sobra comida lo podrá hacer con el guardia de esta institución”.

– Un restaurante en Nueva York. “Abierto siete días. Los fines de semana también”.

– En un cementerio en Inglaterra: “Prohibido tomar flores de las tumbas, excepto de la propia”.

– Un hotel en Japón: “Se invita a los huéspedes a hacer uso de la camarera”.

– Un cafetín en los Pirineos españoles: “Especialidad: Ninguna”.

– En un hotel moscovita: “Invitamos a nuestros huéspedes a visitar el monasterio ortodoxo vecino. Ahí se sepultan algunos de los más grandes artistas rusos diariamente excepto jueves.

– Una lavandería en Cleveland: “Señora, deje aquí toda su ropa y salga toda la tarde a divertirse”.

– Aviso colocado al lado de un secador eléctrico de manos en un baño en El Cairo: “No usarse con las manos mojadas”.

– Una agencia de viajes en Bangkok anuncia. “Confíenos su equipaje y lo enviaremos a todas las partes del mundo”.

– Un restaurante en Nairobi: “Estimado cliente: si a usted le desagrada la rudeza de nuestras meseras, espere conocer a nuestro mánager”.

– En China en una venta de juegos electrónicos: “Garantizados durante toda su vida útil”.

– En Roma en el consultorio de un médico: “Especialidad señoras y todo tipo de enfermedades”.

* Y con relación al sexo que se pretende débil, este tiene por momentos reacciones que siguen siendo un misterio aun para el pretendido experto Don Juan Tenorio. Veamos.

Es comprobado que las mujeres aceptan y se acomodan mejor al dolor que su contraparte del género supuestamente fuerte. Se hacen “pearcings”, tatuajes, liftings, tienen partos y sufren cesáreas. Se someten a liposucciones, dan a luz. Se quitan costillas, se operan los pechos. Se modifican la nariz, el mentón, los labios, se amplían o reducen las caderas. Se inyectan silicona en cualquier parte del cuerpo. Se depilan, piernas y cejas. Se perforan las orejas.

Todo lo descrito es doloroso, dolorosísimo, y sin embargo sucede con más o menos frecuencia que al acercárceles un cariñoso y sentimental marido o compañero en una noche lluviosa ella le dará la espalda jalando la frazada con un tajante: “Déjame en paz… tengo un dolor de cabeza, ¡insoportable!… (¿?)”… Bueno… Genio y figura hasta la sepultura.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú / elPeriódico
Denuncian a alcalde Monjas, Jalapa por falta de agua

Los pobladores de la aldea el Llano Grande denunciaron al alcalde Saúl López.

noticia Alejandro Maldonado Aguirre
El principio de Constitucionalidad

‘“Una Constitución sin Tribunal Constitucional que imponga su interpretación y la efectividad de la misma en los casos cuestionados es una Constitución herida de muerte”’. Eduardo García de Enterría

noticia María Aguilar
Quetzaltenango en decadencia

Contrario a la canción, las calles de la Xelajú, hoy no están bañadas de luna.



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

Las de la paciencia

otras-noticias

El obstáculo en la negociación de las Cortes

otras-noticias

Publicidad