[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Las tres puertas por las que se capturó al Estado

opinion

Se descuidó por completo el desarrollo de los poderes de control del Estado, los cuales terminaron siendo copados por las nuevas mafias tanto políticas como directamente delictivas.

La captura de una nueva red de defraudación tributaria que involucra a la segunda línea de mando de la SAT, de la cual suman ya cinco los ex superintendentes procesados por diversos delitos, es evidencia suficiente para constatar que el Estado guatemalteco ha sido capturado por numerosas y diversas mafias que lograron anularlo en sus funciones constitucionales, convirtiéndolo en un instrumento de negocios para el enriquecimiento ilícito de alianzas mafiosas público-privadas que se valían de la impunidad reinante para mantener su política de latrocinio.

Para comprender cómo ocurrió el proceso de captura del Estado hay que remitirse al ensayo fallido de construcción institucional iniciado con la apertura política que dio lugar a los gobiernos civiles electos por mandato popular en el año 1985. El diseño constitucional fue muy exitoso en procurar garantías y derechos para frenar la represión y persecución política estatal inspirada en la lucha contrainsurgente, pero la falta de experiencia en vida democrática hizo que se descuidaran piezas estratégicas representadas por instituciones que debían cobrar vida para garantizar el surgimiento de un Estado constitucional de derecho que respondiera a las nuevos desafíos y nuevas amenazas.

Se descuidó por completo el desarrollo de los poderes de control del Estado, a saber: el Organismo Judicial, la Procuraduría General de la Nación, Ministerio Público, Contraloría General de Cuentas, y de funciones clave como el servicio civil, el control del financiamiento político y el régimen de compras del Estado, todos los cuales terminaron siendo copados por las nuevas mafias tanto políticas como directamente delictivas.

Rápidamente los vacíos institucionales dejados por el liderazgo político nacional en estas instancias, dieron lugar a la articulación de mafias muy efectivas que sin importar quién quede electo en la Presidencia, tienen el control del Estado. La primera puerta de entrada a la captura del Estado lo constituyó el descuido y abandono de un servicio civil profesional. Esto posibilitó que las bandas mafiosas, infiltraran sin ningún obstáculo en cuadros bajos, medios y altos a gente suya en puestos clave en prácticamente todo el Estado, pero principalmente en áreas estratégicas para el tránsito de mercancías y personas tales como aduanas, migración, puertos, aeropuertos, policía y más tarde para asegurar la impunidad de sus actos, en las instituciones de control y justicia como el MP, el Organismo Judicial, Contraloría.

La segunda puerta de entrada era necesaria para reproducir el proceso de acumulación de ganancias que dieron paso al surgimiento de una floreciente clase política millonaria, que a través de los principales giros de negocio del Estado, se aseguró junto a sus financistas los grandes contratos en infraestructura, medicinas, fertilizantes, energía, etcétera.

La tercera y principal fuente de reproducción del modelo sigue siendo el financiamiento de campañas y partidos, que al carecer de mecanismos efectivos y sanciones ejemplares, dejó al poder electoral como un simple organizador de eventos electorales que certifica el traspaso del poder de una alianza criminal a otra, configurando la arena electoral como una bolsa de valores donde se reparten privilegios y dinero público sea a través de contratos o leyes hechas a la medida.

De tal cuenta que todas las instituciones que nacieron en la configuración de este modelo de captura del Estado, tales como la SAT, RIC, Renap, IDPP y otras, fueron cayendo una a una en las redes de corrupción que sin ser electas, ostentan el poder real en el Estado guatemalteco sometiendo a la corona, cada cuatro años a sus designios.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia mario mérida
Un solo discurso (y II)*

Enumeré algunos obstáculos.

 

noticia Editorial
En medio de la tormenta y no se persignan
noticia Lorena Álvarez elPeriódico
SAT supera primera meta de recaudación de 2018

Gabinete económico ve con optimismo los resultados en recaudación de enero, con respecto al año anterior.



Más en esta sección

The Conjuring 3, revelan nuevos detalles de la cinta de terror

otras-noticias

Actividades de Halloween quedan suspendidas en Antigua Guatemala

otras-noticias

Crean el parque arqueológico Naj Tunich

otras-noticias

Publicidad