[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Déficit de la democracia

opinion

Ni esclavos, ni amos.

Déficit es igual a ruina, malogro, carencia, o privación, entre otros sinónimos. ¿Nuestra “democracia representativa” tiene algún malogro ? ¿Los “ciudadanos” recién electos para ocupar algún cargo público, tendrán alguna escasez democrática? A juzgar por las noticias que emanan del Congreso de la República, no pocos casos de nuestros “representantes” denotan un agudo déficit.

No me quiero ensañar contra los diputados, pues desde el Ejecutivo también brotan opacidades terribles. Nuestro presidente no comprende que estar a la altura de los tiempos, es detallar las razones de sus decisiones de hacer o dejar de hacer algo. ¿Y las municipalidades? ¿Y los jueces?

Pero ciertamente, por ahora, el Congreso es el que se está luciendo. ¡Si así son las vísperas!… Aparte de la diarrea legislativa, que denota una actividad probablemente marcada más por el populismo que por la prudencia en el ejercicio del poder; el colmo de los colmos es el mercantilismo político comprobable a través del transfuguismo exacerbado. Las “reformas” a la Ley Orgánica del Organismo Legislativo, pintan de cuerpo entero la maestría de nuestros políticos en el arte del gatopardismo. Esas trincas entre los oficialistas y los uneístas, por ejemplo, son tan solo el pico del iceberg.

¿Podemos esperar un mejor futuro inmediato? Pues, siempre es recomendable ser optimista. Pensar que todo este verdadero caos que hemos vivido desde el catorce a las diecisiete, como dice el vicepresidente, es un reacomodo de las fuerzas que buscan trabajar por el país, tarde o temprano. Ya veremos.

Para mientras, los ciudadanos debemos organizarnos. Ejercer ciudadanía auténtica. Recordando que la Constitución Política exige, como deber político, velar por el respeto a la carta magna. Ejercer democracia participativa, aunque sea de manera alternativa. Pues hasta ahora, nuestra democracia es representativa y muy limitada. Se resume en ir a votar cada cuatro años.

Esperemos que los diputados comprendan, más temprano que tarde, que el “no-transfuguismo” es más que regulaciones o prohibiciones normativas. Que entiendan realmente que es una cuestión de decencia. De sentido común. Y ante todo, de respeto a quienes se deben.

Pongo fin a esta perorata, usando palabras de Abraham Lincoln. Quizás nos inspiren un poco: “Del mismo modo que no sería esclavo, tampoco sería un amo. Esto expresa mi idea de la democracia”. O sea, todos somos iguales ante la ley.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Braulio Palacios elPeriódico
El consumo consciente, alternativa para una economía sostenible

El banquero español Joan Melé propone un modelo donde el comprador elige productos con triple balance: económico, medioambiental y social.

noticia María Elena Schlesinger
Tarjetitas de Primera Comunión

SOBREMESA

noticia Tulio Juárez
Posible caos en tránsito mañana: CNOC marchará desde las 8:30 horas de Plaza Italia al Congreso


Más en esta sección

Chilenos salen a votar en referéndum constitucional a pesar de la pandemia

otras-noticias

Muere el presidente de Samsung, Lee Kun-Hee

otras-noticias

PNC rescata a mujeres que eran obligadas a prostituirse en Chiquimula

otras-noticias

Publicidad