[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

¡A rescatar la institucionalidad democrática!

opinion

La labor del juez es vital.

Difícil tarea tienen los jueces encargados de controlar la investigación de los casos más sonados de la corrupción de este gobierno y, más difícil aún, será juzgar a los funcionarios implicados. La labor del juez es muy compleja, requiere de temple, carácter, y fundamentalmente, de principios y valores muy bien cimentados. Pensar que todo se circunscribe a conocer la ley y el derecho es un error. Los mejores jueces son aquellos que saben conjuntar los conocimientos técnicos con la experiencia comprobada de una vida virtuosa, aplicada a todos los ámbitos de su existencia. Sobre los hombros de esos funcionarios, mujeres y hombres, es en quienes hoy recae una responsabilidad histórica. El tiempo determinará si sus resoluciones contribuirán a legitimar la institucionalidad democrática del país, o si, por el contrario, labrarán la lápida de su tumba.

En el medio jurídico y a nivel social hay una profunda desconfianza hacia los jueces. La razón de ello es fundada por el desempeño de algunos de ellos que fomentan la impunidad y quienes han convertido tan noble profesión en una forma de traición a la Patria.

Se discute ampliamente sobre los límites al ejercicio de la función jurisdiccional, la disciplina en el servicio y sus consecuentes sanciones. Muy pocas veces nos detenemos a analizar que dichos aspectos, si bien son importantes, se aplican a situaciones donde se han emitido resoluciones al margen de la ley y se ha incumplido con las reglas de conducta necesarias en el ejercicio de la judicatura. Más bien pensemos en los jueces que han labrado una carrera honesta y digna, aquellos que arriesgan su vida día a día por servir al país y a sus ciudadanos. La ley debería reconocerlos y motivarlos.

En la actualidad, la Ley de la Carrera Judicial no concede más reconocimiento a los jueces que cumplen adecuadamente su función, que el de ser contratados nuevamente para un segundo período constitucional. Exigimos que los jueces sean capaces, honestos y eficientes, pero a la par se deben crear los incentivos correctos para que la mayoría de ellos cumpla a cabalidad el mandato constitucional.

Desde aquí, señores jueces, los exhortamos por medio de la solidaridad y el apoyo, dado que en sus manos está la oportunidad de que la crisis social y política que estamos viviendo se convierta en una oportunidad de cambio. Sus resoluciones pueden dignificar a la Nación y ayudar a que el país tome el rumbo del respeto estricto a la ley. Esperamos que al final de los procesos actuales y de los que vendrán, podamos celebrar el retorno de la institucionalidad, el fin de la impunidad y la corrupción, y el fortalecimiento de la independencia e imparcialidad judicial.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP/DPA
Trump al ex Director del FBI: “Necesito lealtad. Espero lealtad”

James Comey revela en declaración escrita las presiones a las que fue sometido por el Presidente estadounidense.

noticia Amílcar Álvarez
La rosa sin dueño

Fatigada, la vida espera sin condiciones la llegada del otoño para darle un beso y una rosa roja a la soledad de los siglos.

noticia Gonzalo Marroquín Godoy
Enfoque Entra la “calma chicha” en un país altamente explosivo

El resultado de las elecciones parece haber desactivado, al menos por el momento, algunos de los conflictos que flotan en el ambiente.



Más en esta sección

La de los Cempasúchil

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Real Madrid, a recuperar el terreno perdido

otras-noticias

Publicidad