[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

La Línea llegó a lo más alto

opinion

Urge una entidad independiente a cargo de la revisión total del gasto público y la propuesta de reformas de ley.

La sorpresa de la semana, supera los anuncios de semanas anteriores. En esta, se desvanece lo que queda del poder de la ex Vicepresidenta y pone en situación precaria al Presidente. Para ella, la aprehensión y su directa consignación a tribunales. Para él, la máxima presión para su renuncia. Al Congreso, el mensaje que esta vez no vale no llegar a votar. El MP y la CICIG, en su mejor momento, son los que han hecho el destape y señalado que la línea se extiende más allá del desaparecido ex Secretario Privado. Más arriba, imposible.

La situación actual de la política, en Guatemala, es de ciencia ficción. Por una parte, la trama de la red que lucraba de los impuestos establecidos. Por otro, la implicación sobre el estado de la corrupción en el resto de actividades del sector público. Finalmente, el efecto en la confianza de la población.

La red que lucraba de los impuestos establecidos, demuestra que hay muchas empresas y contribuyentes dispuestos a buscar formas de evadir o reducir su pago de impuestos. Ejemplifica el poder de los funcionarios públicos para aplicar con discresión la legislación vigente. Evidencia que las autoridades estaban más interesadas en cobrar comisiones por evadirlos, que cumplir con su cobro. La situación actual es una invitación al cobro de una tarifa única de impuesto de importación y de IVA, a todo lo que pase por Aduanas. Diez por ciento de arancel, de aplicación general, para el buen funcionamiento del sistema. El desafío de la Unión Aduanera, para el comercio dentro de Centroamérica.

Si esto pasa en Aduanas, imaginemos lo que sucede con el gasto y la obra pública. Está en el rango de los miles de millones de quetzales anuales. Empieza con compra de medicinas con sobrecosto. Sigue con comida para centros penitenciarios. Las plazas fantasmas en el Congreso y otras dependencias. Los negocios relativos a la seguridad nacional, tanto civil como militar. Falta el botín mayor, la obra pública. Un tema olvidado, por ahora, pero que implica el dragado de ríos, la construcción y mantenimiento de carreteras, los puertos del país. Las Municipalidades no se quedan atrás. Mucha tela que cortar y muchas colas todavía no evidenciadas. Urge una entidad independiente a cargo de la revisión total del gasto público y la propuesta de reformas de ley. Sin ello, los ciudadanos no podrán volver a confiar en la administración pública.

El tercer factor, la confianza de la población. Es obligada la desconfianza al sistema político. Hay candidatos con más colas que un lagarto. Muchos diputados actuales serán electos nuevamente al Congreso, con el esquema de listados nacionales y departamentales. Hay quienes piden cambio total. Lo que no está claro, es a quién se desea trasladar el poder. Un gobierno de facto, no es la solución. Debemos pasar por el proceso de reforma democrática. Serán cuatro años de presión por los cambios necesarios y la depuración de los Organismos del Estado. Esto solamente empieza y es demasiado importante para dejarlo, solamente, en manos de los políticos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia editorial
Procurador General de la Nación
noticia
La embajada de Japón ofrece concierto
noticia Salvador Paiz
Guatemala pierde valor

Guatemala suscribió el Convenio 169 de la OIT en 1989. Fue aprobado por nuestro Congreso en 1992 y en 1996 entró en vigencia la ley que lo respaldaba. Más de dos décadas han pasado y el panorama aún no está claro. No hay reglamento para realizar consultas y, de paso, nuestra Corte de Constitucionalidad (CC) exige la creación de una nueva ley.



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

Las de la paciencia

otras-noticias

El obstáculo en la negociación de las Cortes

otras-noticias

Publicidad