[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

De Bosques de Santa Fe a San Diego: el túnel de “el Chapo” y de Elba

opinion

El problema en realidad es muy sencillo. El gobierno no ha podido montar su caso.

En estos días, se supone, el juez encargado del caso deberá decidir si le otorga a Elba Esther Gordillo el arresto domiciliario al que tiene derecho al cumplir 70 años. La exlideresa del SNTE también buscaba volver a su casa por razones de salud; ante la imposibilidad de que los peritos acudieran a las audiencias, su abogado desistió de esa gestión y concentró los esfuerzos en el tema de la edad.

 

Lo único cierto que ha dicho la PGR en este asunto es que es una decisión discrecional del juez. Todo el mundo tiene derecho a pedir la detención domiciliaria por motivos de edad, pero los jueces no están obligados a otorgarla, sobre todo si hay, o bien un riesgo de fuga o peligro para la sociedad. La PGR ha invocado una de las dos: el riesgo de fuga, diciendo, uno, que se puede fugar y dos, que vive en EE. UU. y por tanto donde quedaría arrestada domiciliariamente sería en EE. UU., supongo que en San Diego.

 

Uno puede preguntarse cómo llegó el gobierno del presidente Peña Nieto a una situación tan aberrante de mantener a Elba Esther en prisión –aunque sea un hospital– con semejantes argumentos absurdos. En el país de el Chapo invocar el peligro de la fuga de Elba Esther de su casa es ridículo, a menos de que ella convenciera a  el Chapo de que cavara un túnel desde Bosques de Santa Fe hasta Coronado en San Diego, eso sí, un túnel a la altura del talento de el Chapo. Pero que la Procuraduría invoque el peligro de fuga es realmente el burro hablando de orejas. La otra razón a saber, que vive en EE. UU., es aún más idiota. Es cierto que la última noche que pasó en libertad Elba Esther estuvo en su casa de Coronado; pero no ha tenido nunca la residencia permanente y, en todo caso, de ser residente no podría acusársele tan fácilmente de evasión fiscal en México. Sería el gobierno de EE. UU. quien la perseguiría por dicha evasión, ya que su domicilio fiscal según EE. UU. estaría en EE. UU.

 

El problema en realidad es muy sencillo. El gobierno no ha podido montar su caso: han transcurrido dos años y medio sin que pueda llegar a una sentencia ni por lavado de dinero y asociación delictuosa, ni por evasión fiscal. Pero por otro lado parece muy cuesta arriba pensar que después de la fuga –es así– de el Chapo, pueda el gobierno liberar a su otra presa preciosa: la exlíder del SNTE. No hay buenas salidas de este atolladero para el gobierno porque no hubo una buena entrada: la decisión política de descabezar al SNTE por razones políticas. Lo que empieza mal va a acabar mal. Vuelvo a la tesis aquí expuesta hace unas semanas: hay por lo menos una presa política y dos desterrados políticos en México hoy: Elba Esther Gordillo, Marcelo Ebrard y Gastón Azcárraga.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lizardo A. Sosa L.
¿Reforma o revolución?

Se discute sobre la importancia del cambio constitucional, ya sea por modificación–cambios mínimos– o por reforma significativa, por ejemplo, la propuesta reforma del sector justicia.

noticia Rodrigo Estrada restrada@elperiodico.com.gt
Manifestantes piden depuración del Congreso
noticia AFP
Lombana, el rockero “antipartidos” que busca terminar con la corrupción en Panamá

Ricardo Lombana, candidato independiente para las elecciones del domingo en Panamá, sueña con derrotar a los partidos políticos de su país para acabar con el despilfarro y la impunidad, y sacar a los corruptos del gobierno.



Más en esta sección

Salud reporta baja en pruebas para detectar COVID-19

otras-noticias

Fundamentos para nuestra identidad

otras-noticias

Elektra Guatemala celebra sus 23 años creando momentos felices

otras-noticias

Publicidad