[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Ruleta rusa electoral

opinion

La elecciones son un mecanismo no un fin en sí mismo.

El concepto más evolucionado sobre elecciones en el mundo moderno surge a partir del informe de la Comisión Global sobre Elecciones, Democracia y Seguridad, integrado por especialistas y figuras políticas destacadas, dirigida por Kofi Annan, ex secretario general de Naciones Unidas, donde se advierte que no cualquier elección puede ser considerada democrática y que para serlo debe atender una serie de cualidades que permitan hablar de elecciones con integridad.

 

Entre las cualidades que deben darse antes, durante y después de una elección con integridad están: transparencia en el financiamiento de las campañas, rendición de cuentas, precisión en la gestión electoral, comportamiento ético de los actores involucrados, cumplimiento estricto de la normativa electoral. Invito a los amigos lectores a revisar si el actual proceso electoral llamado a celebrarse el próximo 6 de septiembre cumple alguna de estas cualidades.

 

Ir a unas elecciones que han perdido la condición de integridad es un riesgo semejante a jugar ruleta rusa con el destino de un país. Examinemos una a una las variables o categorías que ya han comprometido la legitimidad de las próximas elecciones.

 

Transparencia en el financiamiento de campañas dejó de existir desde antes de la convocatoria oficial del 2 de mayo. La de un año y medio antes, el partido Lider y el partido Patriota habían realizado campañas millonarias anticipadas, incluso utilizando recursos públicos y de procedencia desconocida. Para finales de julio el techo establecido de gasto ya había sido sobrepasado por el partido Lider que no obstante a recibir una advertencia del TSE, continúa en campaña.

 

La rendición de cuentas que hacen los partidos políticos sobre sus gastos de campaña es una burla a la autoridad electoral. Los informes dan cuentas muy inferiores a las realmente invertidas eso sin tomar en cuenta los gastos de campaña que realizan candidatos a alcaldes y diputados en los municipios y departamentos de todo el país que gastan a manos llenas sin rendir cuentas a nadie.

 

Precisión en la gestión electoral hace referencia a la calidad de las normas por las que se rige un evento electoral y la calidad de las decisiones del poder electoral. En este proceso rigen normas totalmente desfasadas y contradictorias producto de un mal diseño electoral. Basta con mencionar la duplicidad contradictoria existente respecto a la cancelación de un partido. Por un lado, se contempla la cancelación de un partido que viole sistemáticamente las normas de financiamiento, mientras que en otro artículo se prohíbe la cancelación de un partido durante el proceso electoral. Otro buen ejemplo es la norma relativa al techo de campaña que está establecida deliberadamente vaga, sin especificar si el techo general corresponde a la campaña presidencial o incluye a todas las elecciones en su conjunto, diputaciones o alcaldes.

 

El comportamiento ético de los competidores es una cualidad inexistente en la cultura política del país, donde la competencia se fundamenta en el monto a invertir y en la compra de las candidaturas. De allí en adelante todo el desempeño en la campaña depende de prácticas antiéticas que llegan incluso al uso de la violencia verbal y física en contra de los competidores.

 

Todo lo anterior sin tomar en cuenta el contexto de cuestionamiento ciudadano al sistema político en su conjunto y al gobierno de turno en particular que cuenta con cifra de menos de dos dígitos en credibilidad y que en sí mismo es un símbolo del fraude al haber burlado el voto popular para alcanzar sus fines delictivos. Las fuerzas de seguridad pública como la Policía Nacional Civil es protagonista casi a diario de noticias donde son descubiertos agentes policiales involucrados en crímenes y delitos en alianza con bandas criminales y es quien deberá garantizar la seguridad del evento electoral.

 

La elecciones son un mecanismo no un fin en sí mismo. Si el entorno en el que tienen lugar no reúne las condiciones de integridad mínimas, celebrarlas equivale a jugar a la ruleta rusa donde se juega la vida no de uno o dos jugadores como piensan egoístamente algunos partidos competidores, sino de 16 millones que dependen que el gatillo de la violencia y/o el desorden no se active por acudir a un ritual desapegado a los principios y valores democráticos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luis Figueroa
La delicada elección de magistrados

“El ciudadano y su propiedad no están a disposición del gobierno”.

noticia
Patrimonio Cultural de la Nación
noticia
Chichicastenango

Ana Maria Rodas

La telenovela



Más en esta sección

Salud reporta baja en pruebas para detectar COVID-19

otras-noticias

Elektra Guatemala celebra sus 23 años creando momentos felices

otras-noticias

Nestlé Guatemala inaugura su centro de distribución más grande de la región

otras-noticias

Publicidad