[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

La necedad de las reformas (I parte)

opinion

Además de inconstitucionales, mediocres.

Todo tiene su tiempo y este, no es tiempo para reformas electorales –reformas que ¡Vaya necedad! aunque se hubieran aprobado– no se habrían podido aplicar en estas elecciones siendo el colmo de los colmos que, incluso ahora, faltando pocos días para que estas se celebren, no quiera comprenderse.

 

Para todos estos, los inquietos reformadores, un necesario consejo: si de hacer reformas se trata, de la Ley Electoral, además de lograr que se produzca el dictamen previo favorable de la Corte de Constitucionalidad –imprescindible– debe lograrse, en el Congreso, la mayoría calificada de 106 de los 158 diputados que lo integran.

 

Cabe, entonces, que uno se pregunte ¿Y cómo se podría llegar a esa mayoría? siendo obvio que para ello se debe ganar las elecciones o convencer a los demás para alcanzarla.

 

Pretender “convencer” a diputados por medio de “periodicazos” –coacción mediática– si bien funcionó alguna vez, ya no funciona, como tampoco la amenaza de un “clamor popular”, sea real o supuesto que –para medirlo– están las elecciones.

 

¿Podríamos tener medición más exacta?

 

También se podría –por la fuerza, con razón o sin ella– “convencer” a ese número de diputados suficiente o bien ¿Para qué andarse con ficciones? Cristalizar un golpe de Estado y, con este, la dictadura (“democrática”) de un “gobierno provisional” para lograrlo.

 

El sistema político ha degenerado pero, si es así, buena parte de culpa la tenemos porque hemos permitido que ocurriera: ¿Dónde nuestra participación política, existiendo cauces suficientes para tenerla.

 

¿Por qué no se organizan quienes quieren las reformas, como un partido político –nuevo– si ninguno de los actuales les convence –sabiendo como saben, o como deberían saberlo– que necesitan del número de diputados suficiente para lograrlo, imposible sin esta mayoría?

 

¿Por qué no se organizan como partido –imparable como sería su fuerza electoral– si cierto el “clamor popular” que les asiste?

¿Muy difícil? ¿Demasiado trabajo? ¿Demasiado largos y empinados los caminos que deben recorrerse? ¿Demasiado lejana, la Guatemala profunda?

 

¿Por qué, en vez de preocuparse por unas reformas que –buenas o malas– no podrían aplicarse sino hasta futuras elecciones, no se preocuparon por participar en estas y alcanzar el número de diputados suficiente para hacerlas?

 

Se habla del fenómeno “Jimmy Morales”, del poquísimo tiempo y del poquísimo dinero para llegar al lugar en que se encuentra y, si es así, ¿Por qué habría de ser menos el “clamor popular”, incapaz, hasta ahora, de intentarlo?

 

¿Por qué, en vez de descalificar y de insultar, no tratar de convencer a los líderes nacionales que encabezan los distintos proyectos políticos, Manuel Baldizón, Sandra Torres, Zury Ríos, por ejemplo, sobre la necesidad de las reformas?

 

¿Iluso el planteamiento? Pues, a las pruebas me remito: más iluso el de aquellos que aseguraron que las elecciones serían postergadas –hasta el Tribunal Supremo Electoral– ¡Qué vergüenza! Lo dio como posible ¿Dónde la postergación? y que, antes de que se celebraran, se harían las reformas? ¿Dónde las reformas? reformas –por lo demás, reitero– plagadas de inconstitucionalidades y, por demás, mediocres.

 

Las elecciones serán el 6 de septiembre y las reformas no se hicieron –no se hubieran podido aplicar, de todas formas– lo que dejó tan solo “milando” a aquellos que perdieron su tiempo –el tiempo perdido hasta los santos lo lloran– y no se prepararon para participar y triunfar en las mismas.

 

No son muchas nuestras instituciones que gozan de mayoritaria confianza y por eso, por nuestro propio bien y por el suyo, deben de ser sumamente cuidadosas de sus actos, instituciones que jamás deben comprometerse con inconstitucionalidades ni propuestas políticas mediocres.

 

Son muchas las cosas que se deben discutir –no imponer– para llegar a consensos. Sin embargo, este no es el momento de reformar, sino de elegir.

 

Para todo existe un momento. Amén.

 

(Continuará el próximo martes).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Requisa revela los privilegios que tienen los privados de libertad en el Mariscal Zavala
noticia
La derrota de Evo
noticia Édgar Gutiérrez
Luchar contra la corrupción es modernizar el Estado

A Giammattei le hace falta una CICIG que aniquile el viejo sistema.



Más en esta sección

Red ciudadana presenta hallazgos de fiscalización de recursos para la pandemia

otras-noticias

Condenan a más de 60 años a dos hombres por el femicidio de una menor

otras-noticias

Los planes para Centroamérica de los candidatos presidenciales de EE. UU.

otras-noticias

Publicidad