[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

A las 14, y sin pisto

opinion

El nuevo Gobierno no tendrá presupuesto para funcionar.

Por primera vez en la historia democrática de Guatemala, se corre el riesgo de que el próximo Gobierno enfrente conjuntamente tres grandes problemas que jugarán en contra de la dinámica de gobernabilidad del país: (1) Escasa o nula legitimidad debido a un alto porcentaje de voto de rechazo y un alto porcentaje de abstencionismo, (2) Desconfianza de parte de los grupos tradicionales de poder que son clave para la realización de alianzas que garanticen la estabilidad en los primeros meses del año, y (3) Falta de presupuesto para cubrir los compromisos más apremiantes en el primer trimestre del próximo año.

 

Los dos primeros problemas han sido cubiertos por analistas y son prioridad en la estrategia de Gobierno de los posibles aspirantes a ganar las elecciones. No obstante, poco se ha abordado la magnitud del problema que representa la falta de presupuesto, la brecha fiscal con la que se terminará el presente ejercicio fiscal (entre Q8 mil y Q10 mil millones), la deuda pública acumulada, y el estancamiento en el crecimiento de la base tributaria.

 

De forma muy práctica, la situación financiera del Estado de Guatemala no solo es una crisis de flujo de caja, sino una incapacidad de garantizar solvencia en el largo plazo. El último trimestre del año, con base en las cifras vigentes para Guatemala, hará evidente la necesidad de fuentes externas de financiamiento tan solo para cubrir salarios, con pocos resultados a esperar en cuanto a funcionamiento, y prácticamente ninguna inversión. La coyuntura política ha sido una cortina de humo para ocultar el desperdicio de recursos, con un déficit fiscal creciente.

 

El próximo gobierno no lo tendrá fácil. Debido a la estacionalidad de la recaudación, la mayor inyección de fondos se dará hasta finales del primer trimestre del 2016, lo que reduce el margen de maniobra de los primeros cien días de Gobierno. Sin un fondo de respaldo, debido a la falta de caja que dejará la gestión actual, el Gobierno deberá contemplar la aprobación de préstamos de urgencia en el proyecto de presupuesto 2016, teniendo como telón de fondo tasas de interés altas debido a la situación interna del país y al panorama internacional.

 

¿La cereza en el pastel? Probablemente se incrementará la deuda acumulada, lo cual implicará mayor parte del presupuesto para cubrir el servicio de la misma. Con una moral tributaria baja, sin perspectivas a que crezca la base de contribuyentes, el Estado de Guatemala caerá en default, lo cual evidenciará una inevitable crisis de ingobernabilidad. En conclusión, seguiremos comprando tiempo ante el inevitable colapso de las finanzas públicas.

 

*Ajkem-Tejedores.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Demócratas emitirán en diciembre informe sobre Trump
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Porque asistentes ya no cabían en la sala, suspenden audiencia del expediente Seguridad y Transporte

Juzgado Undécimo Penal continuará escuchando mañana declaraciones de ocho sindicados del desvío de Q17 millones 700 mil y entre quienes figuran el exJefe de la SAAS, Carlos Quintanilla.

noticia AFP
Hombre paga más de 10 mil dólares a su exmujer en monedas

Amigos y familiares le ayudaron a recolectar la  mayoría de las calderillas.



Más en esta sección

Nuevas restricciones en Madrid por el virus, mientras el gobierno español baraja el estado de alarma

otras-noticias

Opositor venezolano Leopoldo López en camino a España tras salir de la embajada en Caracas

otras-noticias

Denuncian a funcionario guatemalteco por robo de celular a migrante deportado de EE.UU.

otras-noticias

Publicidad