[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

La ausencia de K. Cordón en el Mundial

opinion

A pesar del esfuerzo gigantesco de Kevin, no lo dejaron viajar.

 

Hace pocos días fuimos testigos de una negligencia irresponsable y sospechosa del Comité Olímpico y Federación de Bádminton al no permitir viajar al deportista Kevin Cordón al Mundial de Indonesia (a pesar de que los fondos ya estaban aprobados desde el 7 de julio): Kevin es dos veces medallista de oro en Juegos Panamericanos. Ganó el mes pasado en los Juegos de Toronto 2015, lo que lo hace la raqueta número uno de América.

 

A pesar de que la Federación de Bádminton primero sacó un comunicado en el que señalaba y responsabilizada al COG por la inasistencia de Kevin al Mundial, luego dijo que era un “mal entendido” de comunicación. Más tarde se dijo también que Kevin no asistiría a la Copa del Mundo “por una lesión” y “por una decisión técnica”.

 

El diario La Hora, señaló que Kevin Cordón, criticó la actitud de los directivos de la Federación de Bádminton y Comité Olímpico que no se ponen de acuerdo para explicar el motivo de su ausencia en el Mundial de Indonesia.

 

Cordón señaló que “esta competencia era su única oportunidad de mejorar su posición en el ranquin mundial para asegurar la clasificación a los Juegos Olímpicos de Río 2016, puesto que el hecho de participar en el Mundial le aseguraba al menos 1,500 puntos y por victoria pudo haber conseguido otros 4 mil puntos”.

 

Es sabido que el tema financiero no es la razón por la que Cordón no pudo viajar junto a su entrenador a Indonesia, ya que los fondos fueron aprobados desde el 7 de julio. Ni Cordón ni su entrenador quisieron dar declaraciones para “no meterse en problemas”.

 

A pesar del derecho ganado a pulso, del esfuerzo gigantesco que Kevin ha empeñado, no le dejaron viajar. La verdadera razón por la que Cordón no viajó a Indonesia para competir es acaso parte de esa estructura social y cultural que nos tiene en la crisis que hoy a todos nos atraviesa. Ese barco que se hunde hacia el abismo.

 

Y es que este caso de Kevin Cordón no escapa a la lógica de esa clase política que se echa literalmente la patria al bolsillo. ¿Cómo es posible que a los deportistas se les dé US$30 para viáticos cuando viajan, mientras los directivos se recetan US$300 diarios?

 

La impunidad, abuso y corrupción que atraviesa a toda la clase política, es también parte de la política del deporte, la cual llegó a niveles bestiales que hoy aclaran por qué no hay sentimiento de unidad colectiva, ni orgullo nacional, y que nos recuerdan lo nefasto de nuestros políticos que con sus acciones ponen en duda la legitimidad de las elecciones que son en un mes.

 

Y es que no hay ni un solo candidato que tenga un plan para incentivar y estimular de manera programada y sistemática el deporte en los jóvenes. En las condiciones actuales de la cultura política cooptada por las redes de mafia, es difícil que un Ministerio de Cultura y Deportes se pudiera escapar a esa lógica de corruptelas y que trabajara realmente por la promoción de la cultura y el deporte en una sociedad necesitada y urgida de ambos.

 

La identidad de muchos países se ha construido a través de conocer la función que tanto la cultura como el deporte tienen en una sociedad. El deporte ha dotado de sentimiento de unidad (cohesión) a muchos pueblos a lo largo de la historia, pero a nuestros políticos eso parece sobrarles.

 

El medallista Erick Barrondo lo expresó muy bien, “Me voy a sentir el hombre más feliz del mundo, si el día de mañana alguien lleva una pistola o un cuchillo, se acerca a un estadio y lo cambia por un par de zapatos para hacer deporte”, para que ello ocurra necesitamos funcionarios públicos verdaderamente comprometidos con el deporte y que el deporte no se politice.

 

Como sociedad tenemos una profunda necesidad de rendir honor desde el deporte a esta tierra que es nuestra. Si los políticos no parecen entenderlo, entonces a nosotros como sociedad, nos toca velar y exigir que se cumplan nuestros derechos y el de otros como nosotros.

 

La Guatemala que buscamos construir pasa por forjar estrategias culturales y deportivas para un pueblo urgido de identidad, y también pasa porque Kevin Cordón y muchos como él, cuenten con el apoyo completo y justo de un Estado que protege y vela por sus ciudadanos. La politización del deporte en Guatemala ha tenido consecuencias nefastas para el desarrollo de los deportistas y para el estímulo en general del deporte en el país. Por ello, y mil cosas más, hoy más que nunca debemos de refundar el Estado.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Francisco Roberto Gutiérrez
José Cleto Montiel, ¿precursor –ignorado- del Estado de los Altos?

Precursor es aquel que inicia o introduce ideas o teorías que se desarrollarán en un tiempo futuro”.

noticia Claudia Ramírez elPeriódico
Organizaciones de la sociedad civil denuncian irrespeto del Gobierno

Más de 20 organizaciones muestran su descontento con el Gobierno de Jimmy Morales.

noticia DPA
Netflix planea un spin-off de La Casa de Papel, que tendrá quinta temporada


Más en esta sección

Dodgers quedan a un juego de ganar el título de la Serie Mundial

otras-noticias

Facebook con nuevo traductor para 100 idiomas

otras-noticias

Guatemaltecos adornan a sus fallecidos en el cementerio General

otras-noticias

Publicidad