[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Psiquiátrico

opinion

La demencia como defensa.

Uno de los sofismas más socorridos por sectores oligárquicos del país, es aquel que reza: todos somos iguales ante la ley. Se utilizó –por ejemplo– en contra de la iniciativa 4084 Ley de Desarrollo Rural, argumentando que: “no puede privilegiarse a una parte de la ciudadanía” hacían referencia a la prioridad que en términos de política pública asigna el texto a la familia campesina e indígena en situación de pobreza y pobreza extrema. Pese a la vehemencia elitaria, es un hecho notorio nuestra absoluta desigualdad ante la ley. El caso del reo Efraín Ríos Montt, es emblemático: con una pequeña ayuda de sus amigos –Barreto, Maldonado y Pérez– revierte una condena de 80 años de prisión, todo un monumento a los malabaristas del Derecho. De allá para acá el reo permanece recluido en casa y colorín colorado: la ley se ha aplicado.

 

Ah… y a propósito de aplicación de la ley penal: es práctica común en el país, que delincuentes de cuello blanco, sufren súbita y grave enfermedad en el momento de su captura. Eso, porque generalmente tienen capacidad de pagarse hospital privado en donde guarecerse, mientras los juristas resuelven el asunto. Para los forajidos sin fortuna, sin embargo, ha resultado mejor artilugio eso de hacerse el loco para evadir la prisión, aun a riesgo de ir a dar al hospital de “salud” mental Federico Mora. Conocen por supuesto, estos hábiles merolicos de la ley, los torbellinos, crueldades y fantasmas que pululan allí en donde la salud mental parece escasa. Nadie medianamente equilibrado iría allá, por propia voluntad. Salvo aquellos, cuya opción es el “hospital” o el Preventivo zona 18. Esto último –hacerse el loco– parece ser el resultado del balance de familia y defensa de Ríos Montt, para evitar que vaya a juicio. Una estrategia perversa, en donde la propia familia expone innecesariamente al reo senil a los avatares de una defensa construida en el atrio del Ministerio de Finanzas, es decir –con respeto– entre estrictos tramitadores.

 

Este es el punto: no se trata de que las juezas a quienes corresponde enjuiciar al demente general, estén fuera de la ley; les corresponde auxiliarse de psiquiatras estatales ¿y dónde más encontrarlos? sino en el hospital especializado en las veredas de la mente; sin embargo, –de nuevo el doble rasero de la Justicia– el reo Ríos Montt al privado y el pueblo al claustro de la locura. Así las cosas, es la defensa del demente General y su familia, los únicos responsables del libreto de esta tragicómica historia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Enrique García
Ejecutivo asigna Q9.6 millardos al Listado Geográfico de Obras 2021

Guatemala, Huehuetenango, Quiché, Alta Verapaz y Escuintla son los cinco departamentos con mayor asignación de recursos.

noticia AFP/EUROPA PRESS
Fiscal imputa a Netanyahu por corrupción

El Primer Ministro considera que la acusación es un intento de golpe de Estado en su contra y asegura que continuará en el cargo.

noticia AFP
Recogen tres toneladas de basura en el Everest


Más en esta sección

Chile celebra en grande la derogación de la Constitución de Pinochet

otras-noticias

Nacimiento de gorilla en peligro de extinción en zoológico

otras-noticias

Leopoldo López ante el reto sortear el síndrome del olvido

otras-noticias

Publicidad