[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Mata el alma

opinion

¿Dónde están los que no están?

Los tentáculos de la corrupción se extienden y tocan con énfasis los territorios más abandonados. Ahí en donde la única salida de las poblaciones depende de servicios públicos accesibles, pertinentes y de calidad. Sobre todo en materia de salud, educación y seguridad. Si los miles de millones que se han robado estos voraces criminales de la política, hubieran ido a parar a escuelas, por ejemplo, otra historia cantaría. Una simple pregunta: ¿Dónde están todos los niños y jóvenes que no están en la escuela? Imaginemos diez guatemaltecos; pongámosle corazón y razón; pintémosle orejas, carcañales y ombligo: entre cinco y seis tienen acceso a preprimaria; poco más de ocho asisten a primaria (cayendo aceleradamente); menos de cinco van a básicos; dos a diversificado y apenas uno a la universidad. Vuelvo a preguntar: ¿dónde están los que no están? Puede ser “mercado informal”, puede ser “migración”, puede ser “semáforos”, puede ser “maquila”, puede ser “prostitución”, puede ser “violencia”.

 

Otros cuatro años se esfuman sin que esta situación cambie. “No hay dinero”, dicen. Pero sí para transferencias y burlas (las mochilas naranja). Para materiales educativos, fondos de gratuidad, refacción o escuelas dignas, “no alcanza para todos”. El sistema educativo sigue siendo una herramienta de discriminación, que lastima más a los que no tienen nada.

 

Y como si fuera poco, los fallidos intentos por mejorar la calidad, son brutales. Bajo toda advertencia, se inició una formación universitaria de los futuros docentes sin contar con la preparación necesaria. Las sedes y los profesores son improvisados, los currículos se hicieron sin la necesaria pertinencia (la educación musical quedó fuera, por ejemplo). Se comprometen millones de quetzales sin siquiera haber realizado una evaluación independiente sobre la calidad de formación (maestros en servicio) y sus efectos en la calidad de la enseñanza. Así como se dejó de cumplir con muchísimos compromisos de la reforma educativa, se ha dejado de cumplir con los compromisos de Educación Para Todos. Guatemala no cumplió con ninguna meta. Y esos seres con carcañales, ombligo y corazón se quedaron solos.

 

Ahora varios candidatos proponen resolver la situación otorgando becas. Cuando el compromiso constitucional es ofrecer una educación pública, gratuita y de calidad para todos. No es obra de caridad: ¡es un derecho!

 

¡Ja! La corrupción es cínica y criminal. Mata el alma y la envenena. (Y la distrae de lo esencial).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Pablo San Román AFP
La asignatura pendiente

Erick Barrondo cosechó su segunda descalificación consecutiva en un Mundial, al recibir este sábado tres amonestaciones en los 50 km marcha de Pekín.

noticia
Gatorade Maraton Nueva York
noticia DPA
Phoenix agradece nominación

El actor se pronunció tras la nominación al Oscar por Joker.



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

Las de la paciencia

otras-noticias

El obstáculo en la negociación de las Cortes

otras-noticias

Publicidad