[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Acciones violentas e ilegales del Ejército

opinion

El problema es la desigualdad y la concentración de la riqueza.

Esta semana circuló en redes sociales un video en donde miembros del Ejército golpean a dos jóvenes que aparentemente se negaron a ser registrados por las fuerzas militares. Las imágenes violentas hacen necesaria una discusión sobre dos puntos. Primero, lo problemático e ilegal de asignar poderes y responsabilidades de seguridad a soldados y a una institución militar no reformada desde los Acuerdos de Paz. Y frente a estos hechos se necesita analizar la respuesta de la población.

 

Uno de los flagelos que afecta al país es la inseguridad y los altos niveles de violencia. Esto facilitó que Otto Pérez Molina ofreciera “mano dura” y ganara la presidencia, por eso, asignó responsabilidades de seguridad a militares en un país que aún no se recupera de décadas de conflicto –donde el Ejército y las fuerzas de seguridad fueron responsables del 93 por ciento de los asesinatos–. Sin embargo, a pesar de la crisis política actual, un sector de la población aún cree en la tesis de la mano dura.

 

Y segundo, opiniones de personas defendiendo la golpiza de los soldados a los jóvenes no se hicieron esperar, pero no sorprenden, dado el contexto guatemalteco en donde la derecha conservadora se beneficia de la criminalización de la juventud. Además, aquí a las elites no les interesa apostarle a una educación con calidad, especialmente en el área rural porque saben que una juventud educada significaría el fin de la mano de obra barata que sostiene con su trabajo a las plantaciones de café, caña y monocultivos. Simultáneamente, el empresariado conservador bloquea toda oportunidad de superación digna en el país, al mantener salarios de hambre en el campo y la ciudad. También hay que agregar que, Guatemala es un país que glorifica la violencia, especialmente la militar, donde la historia oficial excusa los crímenes de guerra y busca vindicar toda acción militar violenta hacia población civil.

 

En Guatemala, la inseguridad no es el problema, sino la desigualdad y concentración de la riqueza. Aquí falta promover la empatía entre pueblos y no manos duras corruptas y ladronas.

 

Defender acciones violentas e ilegales del Ejército es un acto de violencia en sí mismo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Tulio Juárez
Exgobernador de Veracruz no es víctima de vejámenes en cárcel de Matamoros, determina juez

Se declara improcedente la exhibición personal planteada por abogado a favor del exfugitivo mexicano y extraditable Javier Duarte de Ochoa, capturado la noche del 15 de abril en un hotel de Panajachel.

noticia María Elena Schlesinger
Los calendarios

SOBREMESA

noticia Enrique García / elPeriódico
Alvarez “sin tilde”

Diputados aprueban ley que señala que nombres y apellidos pueden o no llevar tildes.



Más en esta sección

Elektra Guatemala celebra sus 23 años creando momentos felices

otras-noticias

Nestlé Guatemala inaugura su centro de distribución más grande de la región

otras-noticias

Día Mundial contra la Polio: Cerca de su erradicación

otras-noticias

Publicidad