[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

El voto indígena

opinion

Que sigan los mismos hasta que se destruyan.

Entre los disparates suscitados por las declaraciones del candidato presidencial Manuel Baldizón desde Washington, que se siente acorralado debido al rechazo urbano, está quienes afirman que el éxito de los favoritos en las encuestas se debe a la compra del voto rural con “espejitos”. Tal mención polariza lo ladino e indígena, comparado con la llegada de los conquistadores blancos al supuesto Nuevo Mundo, según fue bautizado por los conquistadores. Pero este no es el caso. La compra de voluntades, regalo de chunches, gorras, láminas de la pobreza y rifa de motos y carros para que los ciudadanos acudan a los mítines para la fotografía, aplica por igual a ladinos e indígenas en las regiones donde la necesidad campea. Y la pobreza germina porque los candidatos llegan como narcos, protegidos por pistoleros, en helicópteros millonarios, regalando efectivo y almuerzos, y una vez en el poder hacen lo de los patriotas defenestrados, roban para engrandecerse ellos. Al llamado de las tarimas, acuden los necesitados y quienes se aburren. Pero argumentar que los políticos ladinos ilustrados llegan a convencer a indígenas ingenuos con espejitos, al estilo de Cristóbal Colón en las islas del Caribe o de Hernán Cortés en México es de una miopía memorable.

 

El mundo indígena rural es simplemente otro mundo, ajeno al urbano y a sus preocupaciones occidentales. Guatemala no es un solo país, es muchos. Los grupos étnicos originarios entendieron hace tiempo que la única manera de sobrevivir preservando su cultura es aguardar con paciencia, multiplicándose y madurando. Poco a poco se ubican en todos los espacios. En los mercados de los pueblos del Altiplano se puede apreciar a jóvenes con tabletas navegando en Internet, mientras en los hogares las mujeres cocinan con leña mientras hablan en su lengua por celulares inteligentes. No están ajenos a la actualidad, pero con cautela se desentienden de las ambiciones de los políticos ladinos. No los contradicen, porque no vale la pena exponerse. Ante las propuestas demagógicas, se levantan de hombros. Lo que escuchan son puntos de vista, nada más. Lo dominante es que los presidenciables les dan igual porque no son relevantes. La idea misma de Presidente no existe. Los proyectos de los candidatos no coinciden con sus propósitos. Llegan a ofrecer cambios que el mundo indígena no quiere. El voto mayoritario del interior no es exactamente por alguien en particular, es producto del arrastre de los candidatos locales o llega por inercia, o quizá existe cierto ejercicio de consentimiento para que sigan los mismos hasta que se destruyan. Entonces se sucederá la sorpresa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Tulio Juárez
“A la distancia me llegan muchos mensajes, algunos con una dosis de maldad y saña. Duele…”: Jimmy Morales

Selfie del Presidente con embajador Todd Robinson y otros funcionarios guatemaltecos en EE. UU. se viraliza en las redes sociales.

noticia
Confundieron los términos
noticia
Otra vez mi querida amiga


Más en esta sección

La City de Londres promete “reinventarse” ante las amenazas de la pandemia

otras-noticias

Exministro Luis Benito tiene orden de captura por lavado de dinero

otras-noticias

Investigadores británicos prevén infectar a voluntarios para avanzar en la búsqueda de una vacuna

otras-noticias

Publicidad