[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Al César lo que es del César

opinion

El presidente Otto Pérez, de una nómina de seis candidatos a Fiscal General de la República, elaborada por una Comisión de Postulación integrada por los presidentes de la Corte Suprema de Justicia y de la Junta Directiva y del Tribunal de Honor del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala y por los Decanos de Derecho de las universidades del país, escogió a la licenciada Thelma Aldana para que se desempeñara como Fiscal General de la República (FGR) y Jefa del Ministerio Público, durante un período de funciones de menos de cuatro años.

 

Mucho se especuló en torno a la designación presidencial de Aldana, al extremo que se llegó a pensar que era un nombramiento ad hoc y cuya finalidad sería asegurar la no persecución penal en contra de altos funcionarios del Ejecutivo, así como de diputados o candidatos vinculados a la oficialista “trinca infernal” (Lider, PP, UNE).

 

Sin embargo, Thelma Aldana está demostrando que el haber sido nombrada por el presidente Pérez no significó su cooptación o que se haya sometido a los designios e intereses creados de quien la nombró y de la “camarilla gobernante”. Su actitud como funcionaria ha sido de absoluta imparcialidad e independencia, así como de total lealtad a la administración de justicia pronta y cumplida, y a los sagrados intereses de la patria. Nuestro respeto por ello.

 

En una reciente entrevista, la licenciada Aldana fue categórica al señalar: “No miramos nombres ni partidos políticos, perseguimos criminales”. Esto acredita su compromiso con la justicia y no con personas o intereses particulares o políticos.

 

La fiscal Aldana ha hecho causa común con el responsable de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez, en la lucha contra la corrupción y contra el insoportable sistema de impunidad y de saqueo de los fondos públicos.

 

Vaya nuestro reconocimiento para doña Thelma Aldana, una señora de verdad, que, con firmeza y carácter, decidió ponerse del lado de la justicia, del Derecho, de la Constitución y la ley y de los que añoramos la consolidación de un genuino Estado de Derecho en Guatemala, bajo el cual tanto gobernantes como gobernados estén subordinados al imperio de la ley.

 

Sin duda, la licenciada Aldana es una FGR que, juntamente con la CICIG, está haciendo historia, ya que está dinamitando toda la estructura de corrupción en el sector público y está viabilizando la democracia institucional y un futuro promisorio para la sociedad guatemalteca. ¡Que no le tiemble la mano!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Tulio Juárez
Pandilleros exigen a transportistas el “bono navideño” de… ¡Q50 mil!

Ataque incendiario contra unidad en Santa Catarina Pinula y disparos a otra en Villa Nueva –uno de los que impacta en ambulancia de los bomberos voluntarios– obligan a suspender servicio y protestar con llantas en llamas. Ayer extorsionistas entregaron 200 celulares.

noticia Richard Aitkenhead Castillo
Coronavirus, una lucha global

Debe de garantizarse el suministro de alimentos y servicios a la población.

noticia Maurice Echeverría
Dialógico (2)

buscando a syd



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

Las de la paciencia

otras-noticias

El obstáculo en la negociación de las Cortes

otras-noticias

Publicidad