[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Planes de Gobierno: una lección pendiente

opinion

Cualquiera de esos escenarios necesita de un plan de gobierno que parta de un diagnóstico y estrategias.

Al hacer un análisis de los distintos gobiernos de Guatemala en cuanto al desarrollo de planes de gobierno solo encuentro el elaborado por el equipo de asesores del expresidente Jacobo Árbenz Guzmán que fue cumplido casi en su totalidad. Plan que contemplaba tres objetivos básicos: ampliación de infraestructura física, eliminación de monopolios y redistribución de tierras. El plan se ejecutó a pie juntillas construyendo caminos vecinales, la Carretera al Atlántico y la hidroeléctrica Jurún Marinalá. El otro eje fue la nacionalización del ferrocarril, energía eléctrica y plantaciones agrícolas que permitieron agenciar de nuevos ingresos al erario nacional. Como parte del plan también se promulgó la Ley de Reforma Agraria –Decreto 900– y legislación complementaria de corte social.

 

Sin querer juzgar las políticas públicas y las acciones emprendidas por aquel gobierno, quiero destacar que el plan sirvió para destinar los escasos recursos en obras específicas, sin dispersar esfuerzos. El común denominador de los gobiernos que le siguieron se ha caracterizado por la improvisación y cambios hasta del 80 por ciento de la plantilla de funcionarios ya capacitados; lo que genera alto costo social, despilfarro y pérdidas millonarias por el abandono de proyectos en marcha.

 

El Instituto del Banco Mundial prepara un estudio anual comparativo del estado de la Gobernanza en 212 países y territorios desde el año 1996, con el fin de medir avances y retrocesos en la gestión pública en cuanto a rendición de cuentas, estabilidad política y ausencia de casos graves de violencia, efectividad gubernamental, calidad regulatoria, Estado de derecho y control de la corrupción. Del Informe del año 2013, si se compara los indicadores de Guatemala con el promedio de América Latina en las seis dimensiones estudiadas se evidencia síntomas de ingobernabilidad, deficiente efectividad gubernamental, impunidad y corrupción en constante ascenso. En su examen los técnicos concluyeron que “las autoridades y académicos coinciden que el buen gobierno es un elemento importante del desarrollo económico. El dividendo del desarrollo que se logra con el buen gobierno es muy elevado. Basándose en los indicadores, los investigadores calculan que cuando la gestión de gobierno mejora un punto su desviación estándar, los ingresos aumentan tres veces a largo plazo y la mortalidad infantil desciende dos tercios”.

 

En buena medida la problemática que atraviesa el país se debe a que no contamos con un plan de gobierno con visión de Estado, con metas y objetivos de mediano y largo plazo y con un esquema dinámico de evaluación permanente. En Guatemala se estima que solo el 20 por ciento del presupuesto nacional se puede invertir en obra pública; cantidad insuficiente para satisfacer las demandas de la población. Hacer un buen gobierno es un compromiso que la ciudadanía debe exigir y las autoridades deben cumplir a cabalidad.

 

Las múltiples denuncias en los últimos tiempos de actos de corrupción han llevado a una crisis institucional nunca antes vista donde las más altas autoridades de Gobierno han sido implicadas. El desarrollo de los hechos políticos nadie puede predecir, pero sí se puede hablar de escenarios posibles como podría ser la convocatoria a una Asamblea Constituyente, retrasar las elecciones generales mientras se hacen cambios de fondo o dejar que continúe el proceso electoral y paralelamente realizar cambios legislativos en la normativa electoral, leyes anticorrupción, compras y contrataciones del Estado y ley de servicio civil.

 

Cualquiera de esos escenarios necesita de un plan de gobierno que parta de un diagnóstico, definición de objetivos y estrategias; así como de políticas públicas y sectores estratégicos donde se invertirán los recursos conforme las disponibilidades financieras. Ahora que estamos en plena campaña electoral exíjale al candidato de sus simpatías el plan de gobierno de su partido, lo más probable es que no cuenten con ninguna herramienta de ese tipo y los pocos que puedan tenerlo vea si dicen cómo desarrollarán los proyectos y de dónde saldrá la plata para poder ejecutarlos. Este es otro elemento estimado elector que debería usted de tomar en cuenta a la hora de decidir su voto

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Enrique García elPeriódico
Posibles escenarios para las bancadas del Congreso

FCN-Nación dejaría de ser bancada mayoritaria y diputados suplentes tendrían que representar al partido por el que se postularon.

noticia
“El Chapo” reveló su ubicación por querer una película autobigráfica

Narcotraficante ya había establecido comunicación con actrices y productores.

noticia Redacción elPeriódico
Bloqueos impiden a Minera San Rafael retomar operaciones


Más en esta sección

Elektra Guatemala celebra sus 23 años creando momentos felices

otras-noticias

Nestlé Guatemala inaugura su centro de distribución más grande de la región

otras-noticias

Día Mundial contra la Polio: Cerca de su erradicación

otras-noticias

Publicidad