[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Gracias Jorge Vega, esto apenas empieza

opinion

Nos pone un ejemplo de naturalidad, humildad y laboriosa perseverancia.

La semana pasada fuimos testigos de la determinación, precisión y perfección en la práctica del gimnasta de Jocotenango, Jorge Vega, quien con su medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Toronto, Canadá, y con su sonrisa transparente, nos llevó a lo alto de imaginar para cada joven chapín una nueva Guatemala.

 

Jorge es el tercero en una familia de seis hermanos. Su madre Ángela López, es de esas mujeres que son como hormiguitas perseverantes, que trabajando día a día como ama de casa en hogares, logró criar a sus seis hijos con dignidad.

 

Con la misma determinación que nos emociona de su práctica, Jorge comenta sobre su infancia y sobre su madre: “fue una infancia dura. Admiro la valentía de mi mamá por todo lo que ha hecho por nosotros. Pese a que todos éramos pequeños cuando mi papá nos abandonó, nunca se metió a malos pasos para darnos un plato de comida. Siempre nos enseñó a caminar por el buen sendero y nos formó como personas de carácter fuerte, cosa que me ha ayudado mucho en mi vida como atleta”.

 

Cuenta Jorge que a sus seis años andaba con sus hermanos buscando qué hacer, les llamó la atención el gimnasio y entraron, ahí los invitaron a entrenar. “Nos gustó, íbamos todos los días a ver. Con mis hermanos nos poníamos a hacer ruedas, paradas de manos, pero no sabíamos que eso era gimnasia”.

 

En 2009, Jorge perdió a su hermano de un año por problemas en los pulmones. “Me hice fuerte porque no soportaba la idea de perder a mi hermano. Me llené de sentimientos negativos. Cambié mi actitud, pero el amor hacia mi familia me han llevado a retomar mi vida y hacer cosas que les haga sentir felicidad y orgullo. Todo lo que hago es por ellos y con la ayuda de Dios quiero protegerlos y ayudarlos”, exclamó.

 

Con este triunfo merecido, Jorge Vega, no solo está ganando una medalla, está empezando a elevar la historia de un país de muchas miserias, donde los héroes los hacen las empresas. Con este logro, Jorge está dando vuelta a una carencia de referencias identitarias, nos pone un ejemplo de naturalidad, humildad hecha de su inquebrantable y laboriosa perseverancia.

 

La identidad de muchos países se ha construido a través de la función que tanto la cultura como el deporte tienen en una sociedad. La Guatemala que buscamos construir pasa por forjar estrategias culturales y deportivas para un pueblo urgido de identidad.

 

¿Cómo sería Guatemala si los jóvenes en vez de armas tuvieran libros y apoyo y motivación para sobresalir en el deporte?, ¿cuántos Jorges hay olvidados en sus aldeas? ¿Cómo sería el futuro del país si el Ministerio de Cultura y Deportes y la CDAG tuvieran orden y transparencia y dejaran de ser esa bola de bestial corrupción y redes de favores políticos?

 

La forma en la que se organiza la vida social y cultural desde la música,  danza, literatura, arte, y deporte, es algo imprescindible para el alma de un pueblo, porque son estos los elementos de la imagen que el espejo nos devuelve, es nuestra autoestima, identidad y sentimiento de unidad frente a los otros: “la identidad se construye en el nivel individual a través de las experiencias y las relaciones con el otro”.

 

Como sociedad tenemos necesidad de rendir honor y tributo desde la música, el baile y el deporte a esta tierra apaleada, para ello es imprescindible que haya programas de deporte y cultura para los jóvenes. No nos hace falta talento, sino voluntad política y sacar de una vez por todas a los ladrones disfrazados de políticos que mal dirigen el país.

 

Tras ser recibido en el aeropuerto, Jorge Vega volvió a su casa en Jocotenango, donde también fue recibido con alegría por su familia y amigos en el Instituto de Acción Cultural Los Patojos, donde se celebra y apuesta por la vida deportiva y cultural de la juventud.

 

“Este deporte cambió mi vida y me gustaría compartir esta experiencia con otros niños y jóvenes”, dijo Jorge, quien como un ave de vuelo alto, nos dice que no todo en este suelo profético está perdido.

 

Dijo alguna vez Sergio Tejeda (entrenador): “Jorge es perfeccionista, disciplinado, le pone corazón y entrega a su entreno, si uno le pide que haga diez repeticiones, el hace quince”. Bravo Jorge, tu espíritu alto te llevó a elevarte, a despegarte del suelo con fuerza y exactitud. Los guatemaltecos tenemos mucho qué aprender de disciplina y “ponerle corazón”, para que, como tú, podamos elevarnos y desde ahí, también crear nuestra mejor obra de país. Gracias Jorge, por dejar un rastro de luz en nuestro cielo. Esto apenas empieza.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt
Guía que solicita el Convenio 169 de la OIT se prevé para julio
noticia DPA/AFP
Condena internacional por encarcelamiento de líderes

Leopoldo López y Antonio Ledezma fueron arrestados en sus viviendas durante la madrugada en Venezuela.

 

noticia Rony Ríos rrios@elperiodico.com.gt
Denuncian retardo en elección de jefe del IDPP

 

El abogado Arturo Franco presentó ante la Corte de Constitucionalidad (CC) una acción de amparo en contra del Congreso de la República, al considerar que ese organismo ha incurrido en retardo malicioso en la elección del dirigente del Instituto de la Defensa Pública Penal (IDPP).

 



Más en esta sección

Dodgers quedan a un juego de ganar el título de la Serie Mundial

otras-noticias

Facebook con nuevo traductor para 100 idiomas

otras-noticias

Guatemaltecos adornan a sus fallecidos en el cementerio General

otras-noticias

Publicidad