[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Las facturas se pagan tarde o temprano…

opinion

… a Grecia le toca hoy, a Guatemala, pasado mañana.

Cuando escuchamos a los políticos pareciera que el gasto público es gratuito, que es de fuente ilimitada. No es así, proviene de los impuestos, que es un ahorro forzoso de la mayoría de la población, o de la deuda pública, que es de todos y que nadie la siente propia. Les encanta dilapidar lo que no es de ellos, pero acumular lo que sí será para disfrute de ellos. Cada Gobierno gasta más y se preocupa menos de la calidad del gasto. Los candidatos a la Presidencia ofrecen nuevos gastos en sus campañas y después pretenden sumarlo, sin eliminar lo que sus antecesores implementaron. De esta forma no hay dinero que alcance, máxime con los esquemas de corrupción evidenciados, en el cobro de impuestos, y en la cantidad de fugas de dinero del lado de las plazas fantasma, las reparaciones inexistentes o los medicamentos a precio de oro. Es una fiesta sin fin, es pretender que no hay costos, pero las facturas se pagan siempre, tarde o temprano.

 

Durante los últimos años hemos oído y visto en medios audiovisuales, y leído en los impresos, la difícil situación financiera de Grecia. La situación es compleja y cualquiera de las posibles soluciones serán dolorosas y de mediano plazo. Parece que es culpa del Euro o de los alemanes, pero no es cierto. En el pasado, los griegos gastaron muy por encima de su capacidad de pago y permitieron que sus políticos jugaran con su patrimonio, programando gastos que hoy, no pueden ni quieren pagar. A la vez, tampoco se ocuparon de cobrar los impuestos debidos, con un doble impacto en las finanzas: bajos ingresos y elevados gastos, una fórmula ideal para una crisis futura.

 

Es importante describir el problema. Grecia tiene un sistema de jubilaciones que empieza, en algunos casos, a los 50 años (impensable con la expectativa de vida del ciudadano europeo) y que en ocasiones dura más de cincuenta años (abusos establecidos); una jubilación de hasta 96 por ciento del salario (impagable por ningún sistema) que es más del doble de lo que se recibe en Alemania; 50 choferes o elementos de seguridad para un vehículo oficial (algo que suena conocido); y, marcapasos adquiridos cuatro veces más caros que en Inglaterra (otro mal compartido).

 

La situación de Guatemala es menos crítica, todavía. Podemos, sin embargo, constatar que existen un alto número de plazas fantasma. Nadie discute el sistema de jubilaciones pero un informe serio demostraría los abusos que contiene el sistema actual. En materia de compras sobrevaloradas y de gastos inexistentes, las denuncias de los últimos meses han sido una muestra estadística confiable del estado real del sistema. De recolección de impuestos, “La Línea” es suficiente muestra. Es momento de cambios profundos si deseamos evitar vernos retratados en la situación griega, en un futuro no lejano. El cambio es estructural. La Ley Electoral es tan solo el primer paso, no el fin último. Hay largo trecho por recorrer, la presión no debe ceder.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jose Rubén Zamora 
Es indispensable expulsar a los mercaderes del Ministerio de Salud
noticia Braulio Palacios bpalacios@elperiodico.com.gt
Investigan uso de facturas para amparar producto de contrabando

MP indaga casos de importadores que estarían emitiendo facturas para nacionalizar producto de contrabando que venden a distribuidores.

noticia MARIO FUENTES DESTARAC
Debates entre presidenciables

Los debates han definido elecciones presidenciales.



Más en esta sección

El StageCraft, la tecnología que está utilizando The Batman

otras-noticias

PNC captura a dos presuntos asesinos en San Pedro Ayampuc

otras-noticias

FECI: Exministro de Comunicaciones tiene impedimento para salir del país

otras-noticias

Publicidad