[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editorial de hoy

Silogismos o Falacias…

opinion

En los tiempos del formalismo legal.

Hay quienes afirman que cuando la ley riñe con la Justicia, debe prevalecer esta; añadiendo que, a través de un silogismo jurídico se puede materializar la aplicación del Derecho Natural, sobre la norma espuria. Sed lex dura lex es aceptable cuando el énfasis se pone en la certeza, pero, ¿qué hacer cuando la ley no integra valores y principios que faciliten la búsqueda de la justicia?

 

En este sentido, los jueces aplican la ley pero, ¿ponderan su contexto junto con los valores y principios consagrados en la Constitución y en el Derecho Internacional, con el fin de darle un sentido auténtico a la norma?

 

La interpretación de la ley, no significa crearla. Consiste en valorar, además de la literalidad de la norma, principios que busquen la justicia más allá de puros formalismos en un silogismo jurídico. No obstante, esta labor interpretativa no debe exacerbarse, al punto de alejarse del cumplimiento total de la ley. La razonabilidad y debida motivación son, tanto el punto de partida, como el margen de la interpretación.

 

Definitivamente, la interpretación del juez puede ser un peligro; pero no mayor al peligro que representa la rigidez judicial que, a sabiendas, conlleve injusticias irreparables. Todo, por simplemente alcanzar el decimonónico ideal del “Espíritu de las Leyes” de Montesquieu, al definir que el juez debe ser únicamente la boca inanimada de la ley. Los tiempos ya cambiaron.

 

Se debe hacer hincapié también, en la aportación de pruebas en los procesos, puesto que de ellas resultan o deben resultar las decisiones judiciales. Como bien dice el constitucionalista, Marcelo Richter: una buena y satisfactoria sentencia proviene de una solicitud y fundamentación sólidas. Mientras más pruebas se presenten, menor dilema puede presentar la labor exegética o hermenéutica del juez. Ella o él, no se tendrá que fijar tanto en la literalidad de las palabras, como en la contundencia de las pruebas.

 

La interpretación es fundamental, si se hace de manera apropiada y sin exagerar. La lógica formal en el silogismo busca la corrección de los razonamientos. Una combinación de ambas, armoniosamente compatibles, garantizará un mejor Estado de Derecho, y no un boquete, como lo indica un columnista. Empero, esta labor en la aplicación del derecho, es de todos. Tanto del abogado que litiga como del juez que sentencia, ya sea en jurisdicción ordinaria o constitucional.

 

*Alumno de Álvaro Castellanos Howell, de 2o. año de Derecho, UNIS.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Declaran persona no grata a embajador de España

Acusan al diplomátio de injerencia en Venezuela y denuncian el respaldo del Gobierno español a las sanciones contra siete funcionarios venezolanos.

noticia
Humanizar las cárceles
noticia Jorge Sierra
Música nacional en otras manos

Guatemala sigue dando sorpresas en materia musical. Este segundo semestre se antoja variado y desafiante para oídos ávidos. Esta vez rock, jazz, rap y fusión latina para acompañar la atmósfera urbana.



Más en esta sección

La Luna contiene más agua de lo que se creía

otras-noticias

Disipan los mitos más populares sobre la leche

otras-noticias

Este hombre hace música con botellas de vidrio recicladas

otras-noticias

Publicidad