[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Finanzas

Se eleva la probabilidad de recesión en EE. UU. 


Las previsiones volvieron a subir un 60 por ciento.

foto-articulo-Finanzas

Las probabilidades se inclinan ahora a que Estados Unidos entre en recesión durante el próximo año, y los economistas esperan que el mercado laboral y la demanda se conviertan en víctimas en la batalla contra la inflación de la Reserva Federal.

La probabilidad de una recesión durante los próximos 12 meses es del 60 por ciento, frente a un 50 por ciento de probabilidades en septiembre y el doble de lo que era hace seis meses, según la última encuesta mensual de economistas de ‘Bloomberg’. La encuesta se realizó del 7 al 12 de octubre, con 42 economistas respondiendo sobre la posibilidad de una recesión.

Un “ajuste significativo de las condiciones financieras es un claro obstáculo para el crecimiento y llega en un momento en que la confianza de los consumidores y las empresas ya está bajo una inmensa presión por el aumento del costo de vida y la caída de los precios de las acciones, los bonos y los bienes raíces”, dijo James Knightley, economista jefe internacional de ING.

Los resultados de la encuesta subrayan el costo esperado de los fuertes aumentos de las tasas de interés de la Reserva Federal sobre la demanda de los hogares, la inversión empresarial y el mercado laboral. Los economistas encuestados redujeron sus estimaciones de gasto del consumidor para cada trimestre hasta fines del próximo año, incluidos aumentos promedio inferiores a uno por ciento en la primera mitad de 2023.

Poco empleo 

La perspectiva para el mercado laboral también mostró una fuerte baja desde hace un mes, con un crecimiento promedio proyectado de las nóminas de menos de 70 mil en cada trimestre el próximo año. El empleo se ve casi plano en el tercer trimestre de 2023, mientras que se espera que la tasa de desempleo alcance un máximo de 4.5 por ciento en promedio para 2024.

Esas proyecciones están muy lejos del promedio de 420 mil nóminas sumadas mensualmente en lo que va del año y una tasa de desempleo actual del 3.5 por ciento, que coincide con la menor tasa desde 1969.

Los pronósticos para una métrica de inflación clave vigilada por la Fed, el índice de precios de gastos de consumo personal excluyendo alimentos y energía, aumentaron para cada trimestre de este año y el próximo. Los economistas ahora ven que el índice de precios PCE promedió 4.7 por ciento en el trimestre actual respecto a igual período del año anterior. Eso es 0.4 puntos porcentuales más que la estimación del mes pasado.

Mercados con semana en rojo 

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 403.89 puntos, o un 1.34 por ciento, para cerrar el día en 29,634.83. Aún así, el índice subió un 1.15 por ciento en la semana. El S&P 500 perdió un 2.37 por ciento a 3,583.07 y registró su séptimo cierre negativo en ocho días. El Nasdaq Composite cayó un 3.08 por ciento, finalizando el día en 10,321.39, lastrado por las pérdidas de Tesla y Lucid Motors, que retrocedieron un 7.55 por ciento y un 8.61 por ciento, respectivamente.

Tanto el S&P 500 como el Nasdaq cerraron la semana a la baja, cayendo un 1.55 por ciento y un 3.11 por ciento, respectivamente.

Las acciones cayeron a mínimos de sesión después de que una encuesta de consumidores de la Universidad de Michigan mostrara que las expectativas de inflación estaban aumentando, un sentimiento que la Reserva Federal probablemente esté observando de cerca. El Nasdaq, de gran tecnología, lideró las caídas, ya que las empresas en crecimiento son más sensibles a las subidas de tipos de interés.

Al mismo tiempo, los rendimientos de los bonos se dispararon, con la tasa del Tesoro de EE. UU. a 10 años superando el cuatro por ciento por segunda vez en dos días a medida que los inversores reaccionan a las mayores expectativas de inflación.

Una semana con mala racha 

Los mercados se agitaron a lo largo de la semana cuando los inversores sopesaron los nuevos datos de inflación que informarán a la Fed mientras continúa subiendo las tasas de interés para enfriar los aumentos de precios. El jueves, las acciones dieron un giro importante. El Dow terminó la sesión del jueves con una subida de 827 puntos después de haber bajado más de 500 puntos en el mínimo intradiario. El S&P 500 subió un 2.6  por ciento para romper una racha de seis días de pérdidas, y el Nasdaq Composite subió un 2.2  por ciento.

El jueves marcó la quinta reversión intradía más grande desde un mínimo en la historia del S&P 500, y fue la cuarta más grande para el Nasdaq, según SentimenTrader.

Los movimientos siguieron a la publicación del índice de precios al consumidor , una lectura clave de la inflación de EE. UU. que fue más positiva de lo esperado para el mes de septiembre. Inicialmente, esto afectó a los mercados, ya que los inversores se prepararon para que la Reserva Federal continuará con su agresivo plan de aumento de tasas. Más tarde, sin embargo, se encogieron de hombros ante esas preocupaciones.

Aún así, la inflación persistente sigue siendo un problema para la Fed y para las preocupaciones de los inversores en torno al endurecimiento de la política del banco central.

Ventas minoristas se mantienen

Las ventas minoristas en Estados Unidos se mantuvieron sin cambios de forma inesperada en septiembre, ya que una inflación persistentemente alta y el rápido aumento de las tasas de interés frenaron la demanda de bienes.

El Departamento de Comercio dijo el viernes que la lectura sin cambios de las ventas del mes pasado siguió a un aumento revisado al alza del 0.4 por ciento en agosto. Antes, había informado de que las ventas de agosto habían aumentado un 0.3 por ciento.

Economistas encuestados por ‘Reuters’ habían pronosticado una subida de las ventas del 0.2 por ciento, con estimaciones que iban desde un descenso del 1.1 por ciento hasta un aumento del 0.8 por ciento.

Las ventas se están ralentizando a medida que el gasto se desplaza de nuevo a los servicios. Las ventas al por menor, que son en su mayoría de bienes, no se ajustan a la inflación.

El aumento del costo de los alquileres y de la atención de salud está reduciendo los presupuestos de muchos estadounidenses, lo que lleva a recortar el gasto en bienes. La situación se ha visto agravada por el aumento del costo de los préstamos, que encarece el crédito.

Redacción El Periódico
El equipo de redactores y editores de elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Defensores del ambiente en el occidente de Honduras denuncian agresiones
noticia Sputnik
Siete alimentos que debes evitar si padeces de migraña
noticia Denis Aguilar/elPeriódico
Congreso aprueba Q1 millardo para atender emergencias


Más en esta sección

Tribunal define fecha para dictar sentencia en caso La Línea

otras-noticias

Goleada y juego bonito, el mejor homenaje a Pelé

otras-noticias

Neymar: “Estamos enfocados en conseguir el título”

otras-noticias

Publicidad