[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Finanzas

Los países emergentes al borde de la bancarrota


El riesgo es que la crisis de la deuda empuje a los países emergentes hacia los bolsillos de China y Rusia.

foto-articulo-Finanzas

El Salvador es el país centroamericano con riesgos de estar en bancarrota por su manejo financiero.

Según el FMI, la tasa de interés de la deuda soberana en moneda extranjera supera el 10 por ciento en un tercio de los países emergentes. La inflación, la desaceleración de la economía mundial y la suba de las tasas de interés están poniendo bajo presión a las economías de todo el mundo. Sin embargo, los más afectados serían los países emergentes con mercados muy volátiles.

Kristalina Georgevia, directora del Fondo Monetario Internacional, advirtió de que el reciente default de Sri Lanka debería ser una señal de advertencia para todos los países emergentes con altos niveles de deuda y limitado margen de maniobra fiscal.

Durante la pandemia, tanto los países desarrollados como los emergentes implementaron grandes programas de estímulo fiscal que aumentaron la deuda pública. La guerra en Ucrania y la restrictiva política monetaria de la Fed han dado lugar a mayores desequilibrios, especialmente en los países importadores de energía y alimentos.

En primer lugar, la crisis ucraniana aumentó el precio de las importaciones en dólares. Luego, para contener la inflación de EE.

UU., la Fed aumentó las tasas de interés y el dólar estadounidense se fortaleció. Así los países importadores pagan las importaciones a un precio más elevado en dólares y, como consecuencia de la revaluación del dólar, un precio aún más elevado en su propia moneda.

El superdólar también crea presiones adicionales sobre la deuda en moneda extranjera de los países emergentes (casi siempre el dólar). Esto, combinado con la desaceleración simultánea de la economía mundial, aumentó el riesgo de default y provocó una oleada de rebajas en la calificación de la deuda.

En consecuencia, los títulos de deuda pública de las economías emergentes han perdido valor y aumentó la tasa de interés. Hoy, según el FMI, la tasa de interés de la deuda soberana en moneda extranjera supera el 10 por ciento en un tercio de los países emergentes. A principios de 2021, solo una octava parte de las economías emergentes pagaba tasas tan elevadas.

Los países más expuestos son Etiopía, El Salvador, Ghana, Túnez, Pakistán, Egipto, Argentina y Ucrania.

El Salvador paga los caprichos del presidente Nayib Bukele, que, en contra de los consejos del FMI, quiso adoptar al bitcóin como moneda nacional junto con el dólar.

Se trata de una apuesta que hasta ahora no ha dañado tanto las finanzas públicas. Según The Economist, el país ha perdido hasta ahora casi US$50 millones. Sin embargo, el bitcóin socava la credibilidad de un país que ya tiene una deuda pública superior a 80 por ciento del PIB y donde el presidente trata de concentrar aún más poder. Los bonos del Estado salvadoreños pagan intereses cercanos al 35 por ciento. Por último, el hecho de haber adoptado el bitcóin como moneda nacional a pesar de las advertencias del FMI podría haber impedido al país recibir ayuda financiera del organismo.

Distinto es el caso de Pakistán. Con una deuda pública estimada de 70 por ciento del PIB y una tasa de interés cercana a 20 por ciento, el país ha solicitado y obtenido un acuerdo financiero de US$1.2 millardos con el FMI, además de los US$3 millardos ya asignados.

Ghana también solicitó ayuda del FMI a mediados de julio. Su tasa de interés sobre la deuda pública en dólares estadounidenses se sitúa en torno a 25 por ciento.

En el norte de África, Túnez y Egipto son los dos más expuestos al riesgo. Egipto paga por ser el mayor importador de trigo del mundo pero, sobre todo, importar 61 por ciento de su trigo de Rusia y 24 por ciento a Ucrania. El mercado está preocupado por la resiliencia social del país en el corto plazo, y menos a largo plazo, ya que el país pretende aumentar la producción de gas y exportar gas licuado. El interés de los títulos de deuda a 10 años es del 15 por ciento.

La situación en Túnez es más difícil por la profunda crisis política que comenzó hace un año con la suspensión del Parlamento. Desde entonces, los bonos del Estado han perdido 40 por ciento de su valor y ahora pagan intereses cercanos a 25 por ciento.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
El ocaso del río Tigris en Irak
noticia Rafael Mejicano Díaz
La pandemia y la existencia de otros factores que han dificultado y reducido su contaminación
noticia Isela Espinoza/ elPeriódico
FedEx lanza programa para financiar a micro y pequeñas empresas


Más en esta sección

Adolescente con quemaduras recibirá tratamiento
en Texas

otras-noticias

Santiago Sacatepéquez restringe horarios
en negocios 

otras-noticias

Localizan los cuerpos de mujeres desaparecidas en hundimiento

otras-noticias

Publicidad