[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Finanzas

Wall Street encadena otra mala semana


El S&P se asoma a un ciclo bajista por primera vez en dos años.

foto-articulo-Finanzas

Wall Street encadena otra mala semana por el temor a la inflación y las señales de recesión en Estados Unidos, lo que ha llevado a uno de sus principales indicadores, el S&P 500, a entrar brevemente este viernes en un ciclo bajista («bear market») por primera vez en más de dos años.

En el acumulado semanal, el Dow Jones de Industriales retrocede un 2.90 por ciento, anotando su octava semana consecutiva en descenso; el S&P 500 baja un 3.05  por ciento y el índice compuesto Nasdaq un 3.82 por ciento.

En Europa, los datos han sido mixtos gracias al efecto positivo de la bajada de algunos tipos de interés relacionados con las hipotecas en China: suben las bolsas de Madrid (1.76 por ciento) y Milán (0.19 por ciento) y caen las de París (1.22 por ciento), Londres (0.38 por ciento) y Fráncfort (0.33 por ciento).

El parqué neoyorquino comenzó la semana con buen ánimo y llegó a cerrar en verde el martes, después de que el residente de la Reserva Federal de EE. UU., Jerome Powell, se mostrara determinado a reducir la inflación, que ronda máximos no vistos en cuatro décadas, y respaldara las subidas de los tipos de interés.

La peor jornada

La tranquilidad duró poco, ya que el miércoles se registró la peor jornada bursátil desde 2020 tras conocerse los flojos resultados trimestrales de dos grandes minoristas, Target y Walmart, que reportaron problemas en la cadena de suministro, mayores costos de combustible y ventas de mercancías más bajas de lo esperado.

El analista Randy Frederick, de Charles Schwab, indicó hoy en una nota que esos resultados «han desatado preocupaciones acerca de la debilidad del segmento de los consumidores, pero esas preocupaciones no se han reflejado en el mercado laboral», si bien consideró que podría empezar a «deteriorarse» pronto.

Venta de acciones a granel

Las ventas masivas de acciones se localizaron inicialmente en las empresas tecnológicas y de gran crecimiento, pero acabaron llegando a otros sectores, lo que llevó hoy al índice S&P 500 a un nivel un 20 por ciento por debajo de su último récord, aunque recuperó terreno al final de la sesión y logró superar el bache.

En el desglose por sectores del indicador, la semana ha azotado especialmente a las empresas de bienes esenciales, que pierden casi un ocho por ciento, seguidas por las de bienes no esenciales (más del dos por ciento), y las industriales (un 1.5 por ciento), mientras que salen beneficiadas las de energía, revalorizadas más del cuatro por ciento.

El sector de la energía, el único que se mantiene en verde desde el comienzo del año debido al desequilibrio en el mercado, ha seguido subiendo en paralelo a los precios del combustible, con los futuros del barril de petróleo de Texas situándose al final de esta semana cerca de los US$114.

Refugio de capitales

En el mercado de deuda pública, el miedo a una recesión ha llevado a muchos inversores a buscar refugio en los bonos del Tesoro, lo que ha frenado la escalada de sus rendimientos, y en el caso del título a 10 años se sitúa ahora por debajo del 2.79  por ciento tras rozar a mitad de semana el 2.99  por ciento.

A ese respecto, el analista Ed Yardeni, de Yardeni Research, destacó que el fin de las políticas acomodaticias de la Reserva Federal ha asustado a Wall Street en un momento muy «temprano en el ciclo de ajuste», lo que ha «roto muchas burbujas especulativas» sin que se materialice todavía un escenario de «crisis crediticia».

En cuanto a las criptomonedas, la más popular de ellas, el bitcóin, se ha descolgado del nivel de los US$29 mil este viernes tras una turbulenta semana en la que se han desplomado dos criptoactivos considerados estables, terra y luna, aunque los expertos también atribuyen el descenso al mercado bursátil.

El petróleo se recupera

Los precios del petróleo cerraron ligeramente al alza el viernes, ya que la prohibición prevista por la Unión Europea sobre el petróleo ruso y la flexibilización de las medidas de confinamiento por el COVID-19 en China contrarrestaron las preocupaciones de que la desaceleración del crecimiento económico perjudicará la demanda.

Los futuros de Brent para entrega en julio subieron 51 centavos, o un 0.5 por ciento, a US$112.55 el barril. El crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) para junio subió US$1.02, o un 0.9 por ciento, para ubicarse en US$113.23 en su último día como mes adelantado.

Más ganancias 

El WTI registró su cuarta semana consecutiva de ganancias, lo que hizo por última vez a mediados de febrero. Brent ganó alrededor del uno por ciento esta semana después de caer alrededor del uno por ciento la semana pasada.

El contrato WTI más negociado activamente para julio subió un 0.4 por ciento a US$110.28 el barril.

«Los riesgos siguen inclinados al alza… dada la reapertura de China y los continuos esfuerzos por un embargo petrolero ruso por parte de la UE», dijo Craig Erlam, analista senior de mercado de OANDA.

Crecimiento de EE. UU. supera al de China

Los confinamientos por el coronavirus en China significan que su crecimiento económico puede ser inferior al de Estados Unidos por primera vez desde 1976, en un cambio de roles con posibles repercusiones políticas tanto en Pekín como en Washington.

La segunda economía más grande del mundo crecerá solo un dos por ciento este año, escribió ‘Bloomberg Economics’ en una nota el jueves. En comparación, el producto interno bruto de EE. UU. aumentará un 2.8 por ciento este año, predice ‘Bloomberg Economics’.

Mientras Pekín aplica medidas de estímulo fiscal, monetario y regulatorio, su impacto se ha visto afectado por la política de COVID cero del presidente Xi Jinping, que exige restricciones estrictas en la actividad cuando se producen brotes del virus. Si bien EE. UU., lucha para hacer frente a la alta inflación, su economía sigue siendo impulsada por altas contrataciones y un fuerte gasto del consumidor.

La proyección de ‘Bloomberg Economics’ está en el extremo bajista del espectro, ya que la mediana de previsiones para el crecimiento del PIB de China en 2022 sigue siendo superior al cuatro por ciento. Si la estimación es acertada, este año sería la primera vez que el ritmo de crecimiento de China durante todo el año se ha quedado atrás del de su rival desde 1976, cuando China estaba saliendo de la tumultuosa década de la Revolución Cultural, según muestran los datos del Banco Mundial.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redaccion/elPeriódico
Estas son las procesiones programadas para este Viernes Santo
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Sala rechaza amparo que impedía designación de Gloria Porras para la CC
noticia Cristian Velix/elPeriódico
CC deberá resolver amparo contra Ferrovías


Más en esta sección

Sigue la cosecha en los Bolivarianos 

otras-noticias

Mardoqueo Vásquez se impone en el torneo de Ruta

otras-noticias

Q285.2 millones para exempleados de Otto Samayoa

otras-noticias

Publicidad